Modelo de pluralidad de escuelas y libertad de enseñanza

Autor:Óscar Celador Angón
Páginas:53-75
CAPÍTULO II
MODELO DE PLURALIDAD DE ESCUELAS
Y LIBERTAD DE ENSEÑANZA
1. A非微碑疲碑皮碑非微碑尾 罷肥尾微漂備肥疲飛尾
Las primeras escuelas que se crearon en el Nuevo Mundo fueron reli-
giosas, concebidas con la finalidad de proveer a los fieles puritanos de la
colonia de Nueva Inglaterra de una formación académica que les permitiese
leer las escrituras y aprender las reglas puritanas de convivencia. El mode-
lo educativo colonial se caracterizó por la pluralidad religiosa inherente al
proceso colonizador, determinada geográficamente por los asentamientos
religiosos. Las escuelas religiosas establecidas en las colonias impartían
asignaturas con un contenido netamente religioso, el clero supervisaba sus
enseñanzas, y sus métodos pedagógicos se fundamentaban en una doctrina
religiosa95.
De esta manera, al igual que en la Europa del momento, en las colonias
la educación surgió estrechamente ligada a los grupos religiosos aliados
del poder político. Por ejemplo, la colonia de Nueva Inglaterra promulgó
en 1647 una norma que obligaba a las localidades con 50 o más familias
95 En este sentido, Vid. Bruchey, S., Raices del Desarrollo Económico norteame-
ricano (1607-1861), México, 1965, pp. 160-163. Richards, D., Foundations of American
Constitutionalism, New York, 1989, pp. 150-151. Durham, C., Treatment of Religious
Minorities in the United States, en The Legal Status of Religious Minorities in the Countries
of the European Union, Milán (1994), pp. 331-333. Nevins, A., y Commanger, S., Breve
Historia de los Estados Unidos, México, 1994, pp. 160-186.
54 Óscar Celador Angón
a crear una escuela elemental, y a las de más de 100 familias a tener una
escuela para la enseñanza del latín, por lo que en el período 1640-1700 el
95% de los varones se formaron en las escuelas puritanas, que era la Iglesia
oficial en aquella colonia. Por su parte, las colonias del Sur se caracteriza-
ron por la proliferación de escuelas parroquiales afines a la Iglesia oficial y
financiadas por los poderes públicos96.
Los primeros atisbos de separación entre el Estado y la religión en el
terreno educativo se manifestaron con la independencia de las colonias. De
esta manera, pese a que la América de finales del XVIII puede definirse como
una nación en construcción, carente de una identidad propia, que no fuera la
de colonización y la búsqueda de fortuna, en este periodo aparecieron los pri-
meros intentos conducentes a la constitución de un modelo educativo secu-
lar. En este sentido destacaron las propuestas de Thomas Jefferson, creador
del plan Jefferson de 1799, el cual ordenó la construcción de una escuela
de primaria por cada 100 familias, controlada por el Estado y financia-
da por sus ciudadanos; Benjamín Rush, promotor no sólo de las primeras
universidades públicas estadounidenses sino de que en cada pueblo con
más de 100 familias se crease una escuela financiada directamente por el
Estado; o Philip Lindsley, quien abogó por la escolarización obligatoria y
por la constitución de un modelo escolar que permitiese que los miembros
de las clases más desfavorecidas pudieran acceder a la educación. El punto
en común de las posiciones mencionadas, fue que todas fueron partícipes
de la idea de que la escuela debía estar al servicio de la sociedad y ambas
debían avanzar unidas97.
El impulso definitivo hacia el modelo de educación pública surgió en
el primer tercio del siglo XIX, principalmente por la recepción de los mo-
delos educativos alemán y suizo. Concretamente, podemos datarlo en 1811
en South Carolina, en 1827 en Pennsylvania, en 1829 en Ohio, y en 1834 en
96 O´Hair, M. Freedom Under Siege, California, 1974, p. 84.
97 Wilmarth, A., The Original Purpose of the Bill of Rights: James Madison and the
Founders Search for a Workable Balance between Federal and State Power», en American
Criminal Law Review, Vol. 26 (1988-89), p. 1262. Aparisi Miralles, M.A., La Declaración
de Independencia Americana de 1776 y los Derechos del Hombre, en Revista de Estudios
Políticos, Vol. 70 (1990), p. 214.

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS