Reflexiones finales sobre paradigmas y Ética

Autor:Miguel Ángel Jusdado
Páginas:139-168
 
EXTRACTO GRATUITO
IV. R 
   É
Vamos llegando a una serie de reexiones nales sobre los cambios
de paradigma en general, y en materia de derechos civiles USA en par-
ticular.
Quiero subrayar uno de los cambios de paradigma que -sincera-
mente- nunca pensé que ocurriría con la celeridad y rapidez que lo
hizo. Me reero en el ámbito de derechos civiles USA al paradigma
LGTBI. Me adelanto a decir que no pretendo abordarlo. No es objeto
de esta monografía. No lo fue cuando pensé en escribirla ni lo ha sido
en los meses de trabajo dedicados. Pienso, eso sí, que ha sido un cam-
bio de paradigma de los que deberíamos intitular como ideológicos.
Y también ha tomado su punto de partida en auténticas injusticias
cometidas en el mundo contra personas homosexuales por el hecho
de serlo. No es -ni mucho menos- el primero ni el más importante en-
tre los paradigmas de carácter ideológico. Aprovecho la ocasión para
matizar una precisión que, sin ser de gran relevancia, tiene cierto in-
terés. En el Capítulo II hemos distinguido siguiendo a . Kuhn entre
paradigmas cientícos y políticos. Me parece más acertado diferenciar
entre paradigmas cientícos e ideológicos. ¿Por qué? Porque todos
los paradigmas políticos son de carácter ideológico, pero no todos los
ideológicos adquieren dimensión política. El paradigma LGTBI ad-
quirió dimensiones políticas internacionales. Sin embargo, el paradig-
ma ideológico del psicoanálisis freudiano careció de reivindicación po-
140 Miguel Ángel Jusdado
lítica. Aunque en el fondo consideramos la llamada liberación sexual
como un desarrollo freudiano.214
Un paradigma ideológico de los que han tenido más repercusión
mundial, con una gran duración en el tiempo y extensión en el espacio,
ha sido el paradigma marxista. La lucha de clases como fuente de este
paradigma se ha revelado, como una herramienta con orígenes en la
dialéctica hegeliana, y capaz de revestirse con diversos uniformes de es-
grima, según el tipo de enfrentamientos en cada época histórica. Desde
ámbitos tan dispares como el comunismo -incluidas las versiones eu-
rocomunistas- hasta la teología de la liberación, o la violencia contra
la mujer, aquella lucha desigual contra la clase dominante, por riqueza,
fuerza o poder, sigue presentando batalla. Entre los paradigmas ideoló-
gicos, es -sin duda- el de mayor reivindicación política internacional.
Se ha dicho que otro paradigma que tuvo en su momento una
fuerza casi irresistible, fue el paradigma freudiano. Las teorías de Freud
sobre los traumas y represión sexual tuvieron un eco bastante impara-
ble sobre sociedades occidentales en las cuales -de un modo u otro- se
había sobrecargado la presión contra aspectos de la sexualidad, que se
soterraban bajo el subconsciente por cuestiones de puritanismo, rigi-
dez, o simple falta de reconocimiento del sexo en la armación de la
personalidad. Por contra, la reacción del pansexualismo que pretendió
resolver cualquier problema psicológico, dando rienda suelta al sexo,
ha generado alarma social por la proliferación de obsesiones psicóticas
sexuales, y por la extensión de prototipos de agresores que reconocen su
incapacidad de control.
Cuando hablamos de paradigmas ideológicos estamos descartando
-en principio- que se trate de paradigmas, estrechamente relacionados
con las ciencias experimentales, o también denominadas empíricas. Son
ideológicos porque su origen es una determinada Filosofía, Filosofía de
la historia, o bien una concreta Antropología y concepción del hombre.
214 Freud ha sido siempre uno de los mentores de la liberación sexual y en ese
sentido, las repercusiones políticas de su paradigma alcanzaron una absoluta reivindicación
internacional

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS