Zarpazo de tigre: las empresas latinoamericanas apenas despiertan a la realidad económica de India, un socio y competidor enorme.

Autor:Dussault, Andr

Al igual que Brasil, India se encuentra en la vía rápida para convertirse en una posible superpotencia económica. El mundo se ha dado cuenta de ello, pero extrañamente, es como si América Latina recién hubiera descubierto la mayor democracia del mundo, patria de más de mil millones de personas. Pero estas dos zonas se están poniendo rápidamente al día.

"El comercio entre las dos regiones alcanzó US$9,000 millones en 2006; US$4,000 millones en exportaciones y US$5,000 millones en importaciones, US$3,000 millones más que en 2005, y el total de las inversiones en América Latina es de casi US$8,600 millones", asegura R. Viswanathan, secretario adjunto del Ministerio de Asuntos Exteriores de India. R. Viswanathan, a cargo del comercio con América Latina, habla correctamente español y portugués.

Sentado en su cómoda oficina, en el corazón de Nueva Delhi, con un suave fondo de música tropical o salsa, el servidor público de alto rango se muestra optimista sobre el potencial de la colaboración económica entre ambas regiones. "Somos en extremo complementarios: India está en franca expansión. Con un crecimiento anual de casi 9%, tenemos que estimular nuestra economía. Necesitamos petróleo, minerales, metales y alimentos. Latinoamérica tiene mucha energía y productos agrícolas. Por otro lado, se beneficia de nuestra industria farmacéutica porque con nuestros medicamentos genéricos, sus costos de salud pública disminuyen; de nuestros productos de ingeniería, que también reducen sus gastos, lo que la hace más competitiva; y de nuestra industria de la Tecnología de la Información (TI) que le da el know-how, así como un valor adicional a sus recursos humanos".

Aparte del interés económico, existen obvios intereses políticos y comunes, relacionados con las negociaciones multilaterales en la Organización Mundial del Comercio. También pueden beneficiarse mutuamente: Latinoamérica busca diversificar su economía y no depender de China, con quien el comercio bilateral asciende a US$40,000 millones--por sus exportaciones. India, por su parte, no quiere depender únicamente de Medio Oriente para el abastecimiento de energía.

Las compañías indias que están activas en sectores como el farmacéutico, petrolero, gasero, metalúrgico y el de telecomunicaciones, son conscientes de las oportunidades en la región y ya hacen negociaciones a través del Atlántico. Essor Steel, que forma parte del Grupo Essor, es una de las mayores corporaciones de India, con un valor de aproximadamente US$15,000 millones y una facturación de US$2,200 millones. Recientemente, Essor Steel adquirió en US$1,200 millones una planta de acero de 4.6 millones de toneladas en Trinidad y Tobago, que está vinculada a Venezuela a...

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS