¿Sanciones contra Argentina?

Position:Estados Unidos impone sanciones comerciales contra Argentina - Pro-Contra - TT: Sanctions against Argentina? - TA: the US imposed economic sanctions against Argentina - TA: Pro-Con - Column
 
FREE EXCERPT

En 1989, Argentina prometio a Estados Unidos que, en dos años, promulgaría leyes adecuadas y efectivas sobre las patentes farmacéuticas. Ocho años después, una ley confusa, débil y, en varios aspectos, inferior a los parámetros internacionales mínimos, sigue infringiendo el compromiso hecho al gobierno argentino. La ley norteamericana especifica claramente que el beneficio bilateral del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) puede denegarse en caso que un país no ofrezca protección adecuada y efectiva a los derechos de propiedad intelectual.

Cuando el debate primordial debiera versar sobre los beneficios que una buena ley le significaría a Argentina, el tema se ha concentrado, lamentablemente, en defender a un puñado de poderosas farmacéuticas locales. Estas compañías cuentan con suficientes medios para poder aprovechar la reconocida capacidad de investigación en Argentina. Los hechos son elocuentes: la Oficina de Patentes de EU cuenta con patentes desarrolladas por laboratorios argentinos; recientemente, un argentino desarrolló una posible cura para el cáncer de la piel y tuvo que patentar su descubrimiento en Gran Bretaña; el coinventor del captopril (un avance significativo contra la hipertensión) fue un argentino que trabaja en EU. Por último, tres argentinos han ganado el Premio Nobel de ciencias.

Mientras países como México y Brasil han aprobado leyes muy superiores al mínimo establecido por la OMC/ADPIC, Argentina persiste en promoverlo como normas máximas y aduce la defensa de sus intereses nacionales. ¿No es acaso de interés nacional asegurar un régimen que traiga inversión y motive la investigación local, donde Argentina pueda descubrir, desarrollar, exportar y licenciar sus propios inventos?

Mientras países vecinos ya visualizan los frutos de la inversión en alta tecnología, mientras universidades y centros de investigación y la empresa privada contemplan alianzas, mientras el talento local encuentra la posibilidad de desarrollar su carrera en su propio país, Argentina, un país de un nivel científico admirable, persiste en hacer 'nacional' un debate que apenas protege los intereses de un sector.

La revocación del Sistema Generalizado de Preferencias, más que una sanción, es una señal de cuán importante es y debe ser el tema de la defensa de los derechos de la propiedad intelectual para todo el hemisferio.

Cualquier disputa legítima entre Estados Unidos y Argentina sobre las patentes de productos farmacéuticos concluyó...

To continue reading

FREE SIGN UP