Las Vegas tica.

Author:Dulude, Julie
Position:Apuesta en l
 
FREE EXCERPT

Las apuestas en línea hierven en el paraíso costarricense del juego en la, Internet

Los jugadores que prefieren apostar por lo poco común decidieron que valía la pena arriesgar dinero sobre las preferencias sexuales de Ricky Martin, el destino del niño refugiado cubano Elián González y si Hillary Clinton finalmente cambia a Bill por el Senado.

Estas apuestas se hicieron recientemente en Inventabet.com, un website costarricense que ejemplifica la gran popularidad de los juegos en línea en América Latina.

Atraídos por la posibilidad de enriquecerse, empresarios norteamericanos llegan a Costa Rica para eludir la ley federal de comunicaciones que prohíbe las apuestas en línea (ver artículo adjunto).

Pero esas distinciones son cada vez más borrosas con los nuevos cibercasinos a los que se entra fácilmente con un golpe de ratón. "Hay más personas haciendo esto en Costa Rica que en cualquier otra parte del mundo", dice Joe Gallagher, dueño de All Sports Network y consultor del sector radicado en Dominica.

Desde que los primeros casinos virtuales surgieron hace varios años, el sector ha crecido enormemente. Entre 1997 y 1998, la cantidad de jugadores en línea aumentó de 6,9 millones a 14,5 millones, mientras los ingresos anuales aumentaron más del 100%, de US$300 millones a US$651 millones, según un informe de Christiansen/Cummings, consultoría de apuestas de Nueva York. El estudio pronostica que habrá 43 millones de apostadores, mayormente de Estados Unidos, Canadá y Asia, que generarán ingresos de US$2.300 millones en el 2001.

"El juego en la Internet es el próximo paso del entretenimiento interactivo", dice Robert Simmons, gerente de Offshore Sites, de San José, firma que ayuda a los nuevos websites de juego en asuntos como asistencia jurídica y apoyo técnico. "Cuando uno se sienta frente a una computadora en un casino virtual para jugar póker, es como un juego de póker de verdad, con toda la emoción de un casino físico. Lo único distinto es que uno puede sentarse a jugar en paños menores y no tiene que soportar a gente desagradable ni el humo de los demás".

Gallagher dice que la popularidad de Costa Rica se debe en parte a que el gobierno cobra menos de US$10.000 por abrir un casino en línea. En los países del Caribe la cifra puede llegar a US$250.000, más elevadas cuotas anuales. Además, San José tiene un sistema telefónico confiable, buen clima y abundancia de empleados que dominan varios idiomas. ¿Habla mandarín? Aunque es difícil calcular...

To continue reading

FREE SIGN UP