A todo tren.

Author:Ogier, Thierry
Position::Construcci
 
FREE EXCERPT

Santos crea enlaces ferroviarios para revertir su mala racha

La ciudad brasileña de Santos funcionaba como si su condición de reina de los puertos latinoamericanos fuera inmutable, hasta que Buenos Aires la destronó. Y ahora Santos vuelve por su corona.

Gracias a eficientes muelles privados, mejores instalaciones y su condición de acceso marítimo del Mercosur, el puerto argentino hizo lo que los operadores portuarios de Brasil consideraban imposible: usurparle cargamentos a Santos. Al final resultó que el puerto brasileño era su peor enemigo, manchando su imagen con intrigas políticas y alto costo de mano de obra.

No es que Santos se haya convertido en un puerto fantasma (las autoridades ven con entusiasmo su nivel récord de movimiento de azúcar y granos año tras año). Pero esa carga a granel no le da la corona a ningún puerto. El azúcar, los granos y mercancías similares suelen moverse en muelles privados. Las compañías agrícolas mueven sus productos con equipos especiales que obvian a los estibadores. De modo que no es el manejo de la carga en muelles privados, sino el movimiento de contenedores el que fija la pauta de un puerto de primer orden.

Tras dos años de cifras estancadas en manejo de contenedores, Santos quiere recuperar su trono. Y tiene un arma secreta que podría usar contra no sólo Buenos Aires, sino también otros puertos brasileños, como Río Grande do Sul y Sepetiba.

Y esa arma es terrestre: un servicio ferroviario desde su terminal de contenedores. Aunque menos del 5% de los contenedores que mueve Santos es tráfico ferroviario, las autoridades esperan elevar la cifra por lo menos al 20% en los próximos años. (En Europa y Estados Unidos, el 70% de los contenedores se transporta por tren.) El arma secreta de Santos es un secreto a voces desde hace tiempo.

"Estamos llevando el puerto tierra adentro", dice Fabio de Sá, supervisor en Santos Brasil, que se jacta de ser la mayor terminal privada de contenedores de América Latina. Santos Brasil ganó una concesión gubernamental para operar una terminal en el puerto. Recientemente invirtió US$3 millones en crear un servicio diario entre su terminal, donde los contenedores se bajan de los barcos y se montan en trenes, y la ajetreada ciudad de Campinas, unos 210 kilómetros tierra adentro.

Campinas, sede de muchas multinacionales de telecomunicaciones y alta tecnología, importa una enorme cantidad de piezas y exporta computadoras y teléfonos celulares a toda Latinoamérica....

To continue reading

FREE SIGN UP