Transparencia: como en los viejos tiempos: la democracia, la economia de libre mercado, la privatizacion y el comercio internaticional prometieron reducir la corrupcion. Y entonces se destapo el escandalo de BBVA.

Author:Dempsey, Mary A.
Position:Informe Especial - Banco Bilbao Vizcaya Argentaria - Su supuesta participacion en operaciones ilicitas
 
FREE EXCERPT

El caso del español Banco Bilbao Vizcaya Argentaria --involucrado en acusaciones de transferencias de dinero cuestionables, lavado de dinero y contribuciones secretas a campañas políticas-- ilustra como el camino hacia la democracia y el comercio global todavía tiene muchos obstáculos, algunos de ellos de gran envergadura.

BBVA, con US$276,000 millones en activos, es objeto de investigaciones relacionadas con privatizaciones bancarias multimillonarias en Colombia, México, Perú y Venezuela. El banco niega haber cometido falta alguna pero admite un error craso. "Actuamos sin transparencia", afirmó en junio Francisco González, presidente de BBVA, una semana antes de anunciar profundas reformas.

La democracia, la economía de libre mercado, la privatización y el comercio internacional prometieron reducir la corrupción, o como dicen los políticos, mejorar la transparencia. Pero los problemas del segundo banco de España indican que el mundo empresarial latinoamericano es aún hermético y la burocracia tan laberíntica como siempre. Para muchos, el silencio es todavía oro.

Bajo los caudillos y dictadores, la apertura era irrelevante. El cambio hacia la democracia aseguraba que los gobiernos no sólo tendrían que rendir cuentas, sino que también atacarían la corrupción.

Claramente, las cosas han cambiado. La elección de Vicente Fox como presidente de México rompió el control que ejerció el PRI durante 71 años. La adherencia al proceso democrático dio al traste con la intentona golpista contra el controversial, pero democráticamente electo, presidente venezolano Hugo Chávez. Cuando la economía argentina se acercó al abismo y el presidente Fernando de la Rúa renunció, desfilaron por palacio cuatro presidentes, pero los militares no salieron a la calle.

Pero la democracia viene acompañada del tráfico de influencias. En Venezuela, BBVA reconoce que contribuyó US$1.5 millones en 1998 y 1999 a la campaña de reelección de Hugo Chávez. BBVA, que controlaba el mayor banco venezolano, Banco Provincial, afirma que las contribuciones secretas no infringieron ninguna ley. También se ha identificado a otros bancos, como su rival Santander, que han contribuido a fondos de campaña.

Peter Hakim, director de Diálogo Interamericano, grupo de estudios especializado en las Américas, duda que en América Latina haya más transparencia, aunque opina que el público sí cree que debe haber más transparencia. Como prueba, señala las fuertes críticas que se escucharon en Perú cuando se reveló que Eliane Karp, esposa del presidente Alejandro Toledo, recibía US$10,000 al mes como asesora de Banco Wiese Sudameris, cuyo presidente, Eugene Bertini, es investigado por supuestos nexos con Vladimiro Montesinos, ex jefe de los servicios secretos de ese país. Karp negó cualquier irregularidad pero renunció al puesto.

"Hay menos tolerancia", dice Hakim. "Antes la gente decía: `Sí, tal persona es...

To continue reading

FREE SIGN UP