El tráfico sexual

AutorSimón Pedro Izcara Palacios
Páginas153-170
— 153 —
9. EL TRÁFICO SEXUAL
9.1. Introducción
Existe una asociación entre la figura de los traficantes de niños y
mujeres, especialmente cuando las últimas son empleadas en la pros-
titución, y la de los traficantes de esclavos (Mende, 2019; Cockbain y
Bowers, 2019; Texas Department of Public Safety, 2017: 18). Sin em-
bargo, el tráfico de mujeres para el comercio sexual y la trata de per-
sonas con fines de explotación sexual son conceptos diferentes. El
primero implica la facilitación de la entrada ilegal a otro país; mien-
tras que el segundo comporta la captación y transporte con engaños,
amenazas o coacción, con el propósito de explotación. Aunque no
es infrecuente que un esquema de tráfico derive hacia otro de tra-
ta (Izcara Palacios y Yamamoto, 2017). Cuando una mujer mayor de
edad es conducida a otro país donde realizará una actividad relacio-
nada con el comercio sexual, sin que medie ningún tipo de amenaza
o coacción, la situación producida debe definirse como tráfico y no
como trata. Es decir, mientras los traficantes cometen un delito con-
tra el Estado al vulnerar su soberanía nacional facilitando la entrada
irregular de personas, los tratantes cometen un delito contra las per-
sonas. Las mujeres conducidas por redes de tráfico sexual que cono-
cen la naturaleza del trabajo que realizarán en el país de destino, y
desean realizar esta actividad porque ya la habían realizado en el país
de origen, por ambición económica, etc., son clientes de estas redes.
En el corredor de América del Norte, constituido por
Centroamérica, México y Estados Unidos, las redes de tráfico sexual
se han fortalecido en las últimas décadas (Izcara Palacios, 2019a).
Como contraste, las redes de tráfico de migrantes laborales han lan-
guidecido debido al descenso de la migración irregular. El fortale-
— 154 —
Simón Pedro Izcara Palacios
cimiento del primer tipo de redes y el debilitamiento del segundo
grupo obedece a que el comercio sexual ofrece mayores beneficios
económicos que otras actividades no cualificadas. Por lo tanto, ante
un encarecimiento de las tarifas cobradas por las redes de tráfico de
migrantes, como consecuencia de controles migratorios más severos,
las redes que más han prosperado son las dedicadas al tráfico de mu-
jeres para la prostitución. Según el informe anual elaborado por el
Departamento de Estado de Estados Unidos (TIP por sus siglas en in-
glés) Honduras y Nicaragua son países de origen y tránsito de muje-
res conducidas por redes de tráfico sexual; mientras que El Salvador,
Guatemala, Belice, México y Estados Unidos son países de origen,
tránsito y destino de mujeres, nacionales y foráneas, conducidas por
redes que operan para la industria de la prostitución de estos paí-
ses, principalmente del último (United States Department of State
[USDS] 2016: 95, 162, 184, 192, 286 y 387).
En este capítulo se examina la naturaleza de los abusos sexuales
sufridos por las mujeres conducidas por traficantes desde el país de
origen hasta el de destino. Asimismo, se analiza el funcionamiento de
las redes de tráfico sexual que operan desde México y Centroamérica
hasta Estados Unidos.
9.2. Las mujeres migrantes víctimas de abuso sexual du-
rante su tránsito por México
Los traficantes de migrantes son descritos tanto en los medios
de comunicación como en el discurso oficial como depredadores se-
xuales. En este sentido, Axel (2013) señalaba: “hay polleros que se
aprovechan de que son mujeres y abusan de ellas, las usan, después
las dejan”. Asimismo, Erick (2013) señalaba: “algunos polleros se
aprovechan de las mujeres, no todos, sólo algunos, y llegan a abusar
sexualmente de ellas” Las autoridades también se han visto involu-
cradas en agresiones sexuales. Sin embargo, mientras en los prime-
ros esta conducta se considera normal en los últimos es vista como
excepcional (Spener, 2011: 169). Como contraste, los datos de esta
investigación indican que las mujeres centroamericanas en tránsito
por México sufren mayor violencia sexual por parte de las autorida-
des que por parte de los traficantes de migrantes. Aunque la mayor

To continue reading

Request your trial