Los "tanques de pensamiento": como apoyo a las políticas sociales.

Author:Salazar Vargas, Carlos
Position:ADMINISTRACI
 
FREE EXCERPT

Recientemente, se han considerado a los llamados Tanques de Pensamiento, como un instrumento idóneo y útil para alcanzar un desarrollo más acelerado y equitativo. La sofisticación cada vez mayor de los trabajos de promoción de políticas demostró que el perfil de estos Institutos constituye una eficaz herramienta de apoyo a la democracia. De ahí que tan delicado compromiso los posicionó como actores efectivos en cada una de las etapas del proceso integral de políticas públicas.

Las misiones que tienen encomendados los Tanques de Pensamiento no son una tarea fácil si se tiene en cuenta que pensar con acertada visión de futuro es una labor compleja, sobre todo en países del tercer mundo, donde el ejercicio de pensar en el futuro es casi un acto heroico, por cuanto el hecho de tener gran parte de las actividades comprometidas en el día a día no permite la inversión de recursos humanos, técnicos, financieros y de información, en proyectos a mediano y largo plazos, que le permitan a la sociedad civil y a todos los estamentos que en ella actúan, buscar derroteros y cursos de acción imaginativos y novedosos para un desarrollo acelerado y sobre todo, con equidad. A este respecto es conveniente tener en cuenta que la misión de los Tanques de Pensamiento debería estar relacionada con la necesidad de mejorar la capacidad de gobierno, la gobernabilidad y la planeación estratégica de mediano y largo plazos, mediante el fortalecimiento de medios adecuados y oportunos para la formulación de los cursos de acción de políticas públicas sociales que sean electivas, continuas y útiles para el país.

Adicionalmente, es incuestionable que uno de los actuales retos de Colombia, en particular, y de los países latinoamericanos, en general, es la búsqueda de cooperación y apoyo mutuo entre todos y cada uno de los principales actores del desarrollo. Esta estrategia tiro experimentada exitosamente en otras partes del mundo, por países que indudablemente lograron un alto y acelerado grado de desarrollo. Concretamente, el intercambio de ideas, el consenso en las acciones y la colaboración entre la academia, el sector productivo y el Estado es una labor a todas luces prioritaria si se quiere pensar en un desarrollo con equidad y justicia, dentro de un marco de convivencia y paz.

Para alcanzar estos objetivos, muchos países encontraron una alternativa real y viable, al igual que imaginativa y novedosa, al recurrir a los llamados Tanques de Pensamiento.

Este concepto --del inglés Think Tanks y traducido indiscriminadamente como "tanques pensantes", "depósitos de ideas" y "Tanques de Pensamientos"-- es el resultado de una vieja idea expuesta por Francis Bacon (2) y retomada en algunos países anglosajones, por unidades selectas de profesionales de alta calidad, agrupados en islas de excelencia, con el propósito de producir contribuciones cardinales --nuevos tipos de conocimiento, novedosas metodologías, formas modernas de cogestión, etcétera--, acciones éstas importantes como apoyo para el desarrollo equilibrado de un país.

El profesor Y. Dror, (3) promueve la necesidad de estos Tanques de Pensamiento, como apoyo a cada una de las seis etapas del proceso integral (ciclo de vida) de las políticas públicas: formación, formulación, implementación (puesta en marcha), evaluación, análisis y reestructuración (Salazar, 1999).

Sin embargo, el concepto de Tanques de Pensamiento, también ha sido utilizado en un contexto mucho más amplio. Tiene que ver con la investigación y el diseño de pautas y directrices de pensamiento que favorezcan y apoyen ciertos sectores. En este sentido, no corresponden sólo a las unidades establecidas para el análisis de políticas públicas, en donde se busca --básicamente-- el mejoramiento de las decisiones de política y la racionalización de las estructuras y procesos que conforman la administración pública. Este concepto también cobija a los institutos de estudios avanzados dedicados principalmente a la producción de conocimiento puro.

Como requisito indispensable, los Tanques de Pensamiento requieren autonomía para la formulación de problemas y necesitan libertad para reconsiderar los paradigmas aceptados de los cursos de acción política, al igual que trabajar a cierta distancia del color político para la formulación de alternativas electivas de decisión.

Y es que definitivamente en un mundo cada vez más globalizado, en donde la información es fácilmente accesible a cualquier ciudadano, sin importar su rango, ubicación geográfica, ni condición social, es imposible que los adelantos, conocimientos y experiencias de otras latitudes, no se utilicen en beneficio de nuestro país. De ahí precisamente, la difundida opinión de que la única ventaja de países como el nuestro, está en aprovechar las experiencias de otros más desarrollados, con el fin de no cometer los mismos errores de ellos.

De acuerdo con lo anterior, quienes se preocupan por abordar exitosamente las realidades futuras deben precisamente buscar en los Tanques de Pensamiento el punto de apoyo que brinde la oportunidad de mirar el futuro con optimismo, ya que tales centros tienen como misión "mejorar las políticas públicas maximizando la probabilidad de que el análisis de políticas sea aplicado para resolver problemas del mundo real". (4)

Con el interés de ampliar y desarrollar las premisas hasta aquí expuestas, se presentarán, en forma sistemática v clara, los mecanismos que tienen a disposición estos institutos para propiciar que en Colombia trascienda el futuro más allá del corto plazo para cerrar la brecha entre nuestra capacidad para gobernar los sistemas sociales y la complejidad creciente que éstos ofrecen. De allí que cada vez sea más necesario profesionalizar la política, sincerarla y fortalecer los valores éticos.

Hay quienes consideran esta propuesta como valioso aporte al país por cuanto se estructura una alternativa para la revisión e institucionalización de la metodología apropiada que permita resolver problemas de incidencia nacional, con la seguridad de que no se dejará de lado la visión de futuro a mediano y largo plazos y la percepción controlada del riesgo. (5)

A comienzos de la década de los noventa cuando se comenzó a especular en América Latina acerca de los Tanques de Pensamiento, sus alcances y límites, sus características y requerimientos mínimos necesarios, factores tales como su proliferación en otros continentes y la misma novedad del tema en países como el nuestro, fueron un verdadero caldo de cultivo, para que algunos los presentaran al mundo entero como novedosa idea descubierta recientemente. Fue así como estos institutos se presentaron, ni más ni menos que como un novedoso remedio contra todos los males físicos y morales: la panacea que buscaban los griegos.

Con el fin de contribuir a contrarrestar esta perjudicial, mal intencionada --y hasta peligrosa-- corriente, el autor presentó un primer escrito bajo el título "Depósitos de ideas y políticas públicas" publicado en un diario. (6) Este documento, cuya copia circuló en academias y centros de educación superior, rayo como mérito principal, el hecho de brindar las bases mínimas necesarias para desmitificar este concepto. Dado lo sugerente que en ese entonces resultaba poner el tema sobre el tapete se presentan algunos apartes de él:

"Uno de los actuales retos de los países latinoamericanos es la búsqueda de cooperación y apoyo mutuo entre todos los estamentos de la sociedad. Esta estrategia de desarrollo ha sido exitosamente experimentada en otras partes del mundo, por países que indudablemente han logrado un alto desarrollo, tal es el caso reciente de Japón y Corea, de algunos países europeos, como Alemania y anteriormente Inglaterra y Estados Unidos. Es pecíficamente, la colaboración entre la academia, el sector productivo y el Estado es una labor a todas luces prioritaria. Para lo anterior se ha propuesto como alternativa novedosa la creación de los llamados depósitos de ideas. Este concepto --algunas veces mal llamado tanques pensantes es el resultado do tipa vieja idea expuesta años atrás por Francis Bacon. Fue retornado en algunos de los países anglosajones por unidades selectas de profesionales de alta calidad, agrupados en islas de excelencia, con el propósito de producir contribuciones cardinales --nuevos tipos de conocimiento, novedosas metodologías, modernos tipos de congregación, entre otros-- como apoyo importante a las políticas públicas o estatales. A manera de contribución para la creación y desarrollo que Y. Dror promueve la necesidad de estos depósitos, como apoyo a las diferentes etapas que conforman el proceso integral de las políticas públicas y dentro de ellas, también las sociales. El concepto de depósito de ideas utilizado en este contexto, tiene que ver con la investigación y el diseño de pautas y directrices de pensamiento que favorezcan ciertos sectores. En este sentido, difieren de las unidades establecidas para el análisis de políticas públicas en donde se busca --básicamente-- el...

To continue reading

FREE SIGN UP