Seguridad energética.

Author:Moreno, Alvaro
Position:Reservas naturales en Am
 
FREE EXCERPT

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

Los países de Latinoamérica Le pueden sacar provecho de un mercado energético más integrado. ¿Hora de olvidar nacionalismos?

Los países de América Latina y el Caribe poseen unas de las reservas de petróleo y gas natural más grandes del mundo lo que se suma a su abundante oferta de energía de origen hidroeléctrico. De hecho, el continente tiene abundantes fuentes de energía, tanto convencionales como renovables; cerca de un tercio de las reservas mundiales probadas de petróleo se encuentran en las Américas, según reportes estadísticos de British Petroleum (BP). América Latina, por su parte, posee el 9,7 por ciento de dichas reservas mundiales y contribuye con el 13,8 por ciento de la producción mundial de petróleo, de acuerdo a los datos de BP.

Sin embargo, a pesar de la cooperación que existe entre algunos de los países de la región en materia energética, particularmente en interconexión en energía eléctrica, las relaciones entre ellos se han tornado cada día más ideologizadas por la creciente tensión entre sus regímenes políticos, afectando la posibilidad de desarrollar una mayor integración energética. Lo anterior se traduce en que las necesidades recíprocas de países productores e importadores, que podrían ser una fuerza para una mayor cooperación e integración regional, en la práctica se convierten en medidas de corte nacionalista que han llevado a la discordia y la inseguridad energética.

Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo, la demanda de energía en América latina se incrementará en 75 por ciento hacia 2030, por lo que la capacidad de generación deberá crecer 145 por ciento en el mismo periodo, una meta que se cumpliría más fácilmente si se aunaran los esfuerzos de todos los jugadores regionales.

Este panorama es más complejo aún si se tiene en cuenta que la región es ineficiente en el uso de su energía: la demanda energética latinoamericana es muy alta con relación a su tasa de crecimiento económico. Por ejemplo, la industria europea consume la mitad de la energía necesaria en América Latina por unidad de producción de acuerdo a un reciente estudio del Woodrow Wilson International Center for Scholars.

La respuesta de la mayoría de los países de la región ha sido buscar su independencia energética, con excepción de los países del Caribe que son y seguirán siendo deficitarios netos en términos energéticos. No obstante, la independencia energética es una condición necesaria más no suficiente para...

To continue reading

FREE SIGN UP