Recuperación energética: Latinoamérica, rica en reservas de petróleo y de gas natural, está preparada para cosechar los beneficios de la insaciable demanda de energía a nivel mundial, que no para de aumentar.

 
FREE EXCERPT

Se espera que la demanda mundial de energía aumente un 54% para el año 2025, según el Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE, por sus siglas en inglés). En un estudio reciente sobre el uso de la energía, la Administración de Información de la Energía (EIA), el brazo estadístico del DOE, agregó que el consumo de energía en los países en vías de desarrollo, liderados por China y la India, aumentaría un increíble 91% durante las próximas dos décadas, debido a un sólido crecimiento económico.

Para el 2025, el mundo en vías de desarrollo verá aumentar su participación en la demanda mundial de energía de un 34% en la actualidad a un 43%, mientras que los países desarrollados verán caer su participación de un 54% a un 45%. Habrá una dependencia continua de los combustibles fósiles y el petróleo seguirá siendo el tipo de combustible dominante, representando un 39% del uso total de energía a nivel mundial, afirmó la EIA. El gas natural será la fuente de energía básica de mayor crecimiento, experimentando un aumento anual del 2,2% durante los próximos 24 años.

La demanda mundial de petróleo aumentará de 77 millones de barriles por día (b/d) en el 2001 a 121 millones de b/d en el 2005, esperándose la mayor parte del aumento en Estados Unidos y en los países asiáticos en vías de desarrollo, aseveró la EIA. En conjunto, dichos países representarían cerca del 60% del crecimiento proyectado para el uso de petróleo en el mundo entero.

Por más de un año que el precio del barril de petróleo se ha mantenido constantemente por encima del extremo superior de la banda de fluctuación pretendida de US$22 a US$28, y los analistas pronostican aumentos durante el año.

Se proyecta un salto del 67% en la demanda mundial de gas natural, o sea, 151 trillones de pies cúbicos por año para el 2025, con precios actualmente en alza -- sobre todo en Estados Unidos.

Los países latinoamericanos se verán beneficiados por estas tendencias si logran superar las políticas nacionales con respecto a la energía que parecieran estar bloqueando el crecimiento del sector.

Debido a que los estados latinoamericanos en su mayoría siguen siendo participantes clave en las industrias, las líneas entre las estrategias comerciales corporativas y los objetivos de la política gubernamental tienden a borrarse. Esto podría causar incertidumbre en cuanto a su operación, según Jason Todd, un alto directivo de Fiteh Ratings, especializado en el análisis del sector energético en Latinoamérica.

A pesar de las dificultades, los analistas concuerdan en que las perspectivas son alentadoras para las compañías de energía de la región, debido a los altos precios de los productos y a un mercado de capital abierto que les brindará un ambiente propicio para el crecimiento.

MÉXICO

México, el quinto productor de petróleo más importante del mundo, produce alrededor de 3,2 millones de b/d. Algunas de las reservas de petróleo más significativas del país están situadas en las profundas aguas del Golfo de México, lo que hace que su explotación sea muy costosa. El monopolio de petróleo estatal, Petróleos Mexicanos (Pemex), tuvo en el pasado dificultades en generar el capital para las perforaciones necesarias y la ley mexicana prohíbe que compañías extranjeras adquieren derechos de propiedad sobre el petróleo o el gas.

Pemex emplea a unas 137.000 personas encargadas de la producción de petróleo y petroquímicos básicos. También se desempeña en las áreas de exploración, perforación y transporte, así como en la distribución de productos relacionados.

México ha pasado a depender de las ganancias producidas por el petróleo para financiar iniciativas públicas, frecuentemente a costas de suficientes inversiones en Pemex. Esta falta de inversión podría llevar a que los pozos petrolíferos de México comenzaran a secarse en 10 o 20 años, y algunos analistas calculan que México necesitaría US$50.000 millones durante 10 años sólo para mantener la oferta.

El presidente mexicano, Vicente Fox, declaró recientemente que, a pesar de la oposición a la idea, él no cesaría de apoyar un...

To continue reading

FREE SIGN UP