¿Puede la clase media latinoamericana mantenerse a flote?

Author:Fredrick, James
 
FREE EXCERPT

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

Si en una familia colombiana cada integrante gana por lo menos 410.000 pesos (US$165) mensuales es de clase media. En México, se puede pertenecer a la clase media si se tiene una tarjeta de crédito con un limite de 1.500 pesos (US$110), en tanto que en Argentina, si alguien puede comprar un auto nuevo, es probable que sea parte de ese grupo socioeconómico.

Independientemente de los detalles por país, ahora se acepta que América Latina y el Caribe tienen una clase media, un indicio definitivo de progreso para la región. "Nunca antes la región había tenido cambios distributivos tan importantes como los experimentados en los últimos diez años", dice Marcos Robles, economista e investigador del Departamento Social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Una serie de factores nacionales, regionales y globales se conjugan para dar origen a ese grupo socioeconómico. En el futuro, sin embargo, esos motores iniciales podrían desaparecer, al menos por un tiempo.

En 2014, todas las grandes economías de América Latina crecieron menos que su promedio de principios de la década de 2000. Algunas hasta se contrajeron. Dada la serie de recientes problemas en Argentina, Brasil y Venezuela, por mencionar sólo algunos, ¿se perderá la clase media?

¿CÓMO SE LLEGÓ A ESTO?

Si bien abunda el debate sobre la forma de definir a este grupo socioeconómico muchos economistas han aceptado un abordaje basado en el ingreso. Si se gana entre US$10 y US$50 por día (cifras en paridad de poder adquisitivo ajustado) en América Latina se considera que se pertenece a la clase media. Se fijó ese límite porque representa el punto en el cual la probabilidad de volver a la pobreza es de 10 por ciento.

También hay una clase "vulnerable", la que gana entre US$4 y US$10 por día y constituye un sector que no es pobre pero que aún no pertenece a la clase media. Por debajo de los US$4 diarios se es pobre, y por encima de los US$50 al día se integra la clase alta.

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

[GRÁFICO OMITIR]

Entre 2003 y 2013 (los últimos datos disponibles en el BID), la clase media latinoamericana credo del 19,9 por ciento de la población al 30,5 por ciento. Al mismo tiempo, los pobres declinaron del 44,7 por ciento al 29,7 por ciento de la población. Si hay que ponerlo en imágenes, se puede ver a la clase media en megatiendas de venta a crédito como Musimundo, en Argentina, en modernos desarrollos inmobiliarios cercanos a las plantas de Volkswagen en México, y hasta en protestas urbanas en Brasil por los aumentos del precio del transporte.

Los orígenes de ese crecimiento de este grupo socioeconómico no son una completa sorpresa. "La reducción de la pobreza fue el resultado de dos factores", dice Augusto de la Torre, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe: "el simple crecimiento económico --vale decir, el aumento del ingreso--y, en buena medida, una política social más específica y concentrada". Entre 2003 y 2013, el PBI per cápita promedió...

To continue reading

FREE SIGN UP