¿Es la Polución Eléctrica talón de aquiles de sus sistemas críticos?

 
FREE EXCERPT

Una y otra vez gerentes de informática y empresarios a cargo de la inversión en protección de equipos críticos tienen que enfrentar el dilema: ¿UPS o No UPS? ¿Cuál es la más adecuada? ¿Cuánto es necesario invertir? ¿Cuándo? Aunque muchos le consideren una pieza más en el engranaje de su infraestructura TI --e incluso-- subestimen su impacto directo sobre la productividad y el crecimiento de su organización; la adopción de sistemas UPS es hoy día una decisión que refleja inteligencia, previsión y dominio de los negocios.

Estudios independientes de la industria indican que anualmente las grandes corporaciones pueden registrar pérdidas de hasta 30 millones de dólares por fallas de energía, lo que es más, cada minuto de interrupción en la red computacional de una compañía cuesta USD $1,499. Si contundente parece este coste, más significativo es el hecho de que algunos directivos no perciben la verdadera magnitud del problema, asumiendo que se trata sólo de una falla temporal. Pero la energía --como el medio ambiente-- también se contamina y puede ser tan nociva para su equipamiento sensible y la productividad de sus negocios, como los escapes de gases para la estratosfera.

La mayor utilización de computadoras, o tipos de cargas no lineales, así denominadas porque demandan corriente eléctrica sólo en algunos puntos de la onda y no constantemente, genera lo que denominamos Polución Eléctrica. Este disturbio eléctrico se suma a otros que normalmente conviven en la red como bajones y subidas de voltaje, micro-cortes, transitorios, ruidos electromagnéticos y radio magnéticos, variaciones de frecuencia, distorsión armónica y por supuesto, el apagón. Distintas fuentes generan estos disturbios, pero mayormente se deben al consumo. Con la creciente utilización de redes interconectando servidores y procesando información crítica para la operación empresarial, ahora es casi indispensable proteger los sistemas contra toda falla. Lo que hoy llamamos calidad de energía no es otra cosa que asegurar a los sistemas críticos, energía limpia y continua.

Además de redes computacionales, servidores o centros de cómputo, los sistemas críticos incluyen los de comunicaciones de voz y datos, automatización de procesos industriales y del sector de la salud (equipos para sostén de vida, cirugía y diagnóstico) que necesitan protección adecuada para garantizar su correcto funcionamiento. De ahí que los UPS se hayan...

To continue reading

FREE SIGN UP