Pirámides de dinero: Un escandalo financiero ha desatado una guerra entre la elite tradicional salvadoreña.

Author:Long, Thomas
Position:TT: Money pyramids: a financial scandal has unleashed a war among the traditional Salvadorean elite
 
FREE EXCERPT

Un escándalo financiero ha desatado una guerra entre la elite tradicional salvadoreña

Cuando el principal regulador bancario de El Salvador fue despedido a principios de julio por no suprimir dos fraudesamidales multimillonarios. quizá reveló más de lo que intentaba sobre cómo la influencia política supera a la ley.

"En este trabajo, uno recibe palos por regular y palos por no regular". se quejó Rafael Rodríguez Loucel al dejar el cargo de superintendente del sistema financiero.

El gobierno del presidente Armando Calderón Sol trató rápidamente de calificar el escándalo en ciernes como un caso aislado de fraude y mala administración que había tenido poco efecto sobre todo el sistema.

Cuando Rodríguez fue arrestado 19 días después mientras trataba de huir del país con cientos de documentos oficiales, la situación estaba descontrolada. Dos complejas pirámides se habían venido abajo torno castillos de arena en medio de una tormenta en la que desaparecieron más de US$160 millones en depósitos, y otros fraudes similares salían a la luz.

El remolino levantó el barniz del frecuentemente elogiado sistema bancario salvadoreño y proyectó una sombra sobre destacadas familias y funcionarios del gobierno. Aunque todavía no se ha asentado el polvo del derrumbe político y financiero, ya se puede apreciar un cuadro de codicia desenfrenada, fraude, intriga política, lavado de dinero, evasión de impuestos y lucha por el poder.

Los ricos contra los ricos. El trasfondo político del caos fue el enfrentamiento interno por controlar la derecha política, que se agravó a raíz de la pasmosa derrota electoral sufrida por el partido ARENA en las elecciones de marzo.

"Hay otra guerra en El Salvador, pero esta vez es de detechistas ricos contra derechistas ricos, y los demás harían bien si se mantienen alejados", dice un diplomático occidental que prefirió mantenerse en el anonimato.

A fines de mayo de este año se descubrió otro fraude, conocido como Crediclub, donde se robaron unos US$13 millones a inversionistas ticos, entre ellos dos ministros.

Menos de dos semanas después se descubrió un truco mucho más complejo, que involucraba por lo menos US$110 millones y una docena de compañías, lo cual dio pie al insólito espectáculo de protestas de algunas de las familias más adineradas del país, que se lanzaron a la calle para exigir al gobierno que asumiera las deudas de los financistas ilegales. En ambos casos recientes, los supuestos culpables también eran miembros de dos...

To continue reading

FREE SIGN UP