La petrolera brasileña apuesta a unirse al grupo de peces mas gordos.

Author:Galanternick, Mery
 
FREE EXCERPT

SÃO PAULO -- Enfrentadas a la abrupta caída en los precios del petróleo, muchas petroleras con presencia global han pegado un frenazo a las inversiones nuevas en los últimos meses. Pero Brasil, que acaba de vivir el hallazgo más grande de la década, ha puesto el pie en el acelerador a las inversiones de capital, a medida que se posiciona como un jugar importante en un mundo sediento de energía.

Hace poco, la petrolera estatal de Brasil, Petroleo Brasileiro S.A., conocida como Petrobras, incrementó su plan de inversión de 5 años en más de un 50 por ciento, de US$112 mil millones a US$174 mil millones, desde exploración hasta oleoductos. Anticipándose a la apertura de las licitaciones de concesiones a empresas internacionales del sector para el desarrollo de sus vastos campos subsalinos, las autoridades brasileñas también han completado nuevas normativas.

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

Mientras otros gigantes petroleros de Latinoamérica sufren caídas en la producción, a Petrobras se le presenta un camino sin tantas complicaciones. El gobierno de Brasil espera una participación más importante de los ingresos provenientes de las concesiones que se otorguen para campos subsalinos, ya que estos megacampos ofrecen un potencial de exploración enorme con poco riesgo, de acuerdo a la firma estatal.

"Es como comprar el boleto ganador de la lotería", dijo José Sergio Gabrielli, director ejecutivo de Petrobras, en una entrevista.

Gabrielli, que obtuvo un doctorado en Economía de Boston University, se ha propuesto convertir la petrolera en una de las cinco empresas globales de energía líderes en el mundo en la próxima década. Pero al cabo de más de medio siglo de su creación bajo un eslogan nacionalista ("El petróleo es nuestro"), Petrobras debe superar enormes obstáculos antes de poder competir con los productores más importantes.

Con una noticia que sorprendió y emocionó al mundo del petróleo, Petrobras anunció el año pasado el descubrimiento de tres megacampos petroleros nuevos ubicados bajo una capa de sal en aguas ultraprofundas frente a las costas de Río de Janeiro y São Paulo en la cuenca de Santos. Los yacimientos de "Tupí" y "Lara", que se descubrieron en 2007 y 2008, incrementan las reservas comprobadas de Brasil a más de 12 mil millones de barriles, lo suficiente como para satisfacer las necesidades energéticas del país durante cinco años. Se han descubierto otros campos, pero todavía no se ha anunciado el volumen de reservas.

Pero extraer el petróleo...

To continue reading

FREE SIGN UP