Nadando contra la corriente: la industria del salmón en Chile está respondiendo a amenazas que se acumulan.

Author:Garret
 
FREE EXCERPT

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

Filas de jaulas, repletas de salmones y truchas, se extienden hasta donde alcanza la vista sobre las frías aguas de la costa sur de Chile y abarrotan las ensenadas y caletas del archipiélago cercano: prueba clara del éxito de la piscicultura de exportación.

Pero por primera vez en más de tres décadas, los salmones son más escasos y más pequeños, algunos débiles o enfermos. El sector, valuado en US$2.5 mil millones, ha caído víctima de su propio éxito.

Un virus denominado anemia infecciosa del salmón (AIS) amenaza el negocio. Aunque la producción de salmón en Chile se incrementó en 12.3 por ciento en 2008 hasta alcanzar las 445,000 toneladas, algunos de los productores más importantes pronostican una caída abrupta, de entre 40 y 60 por ciento de la producción en 2009 y 2010. Los expertos internos y externos de la industria de la piscicultura señalan a las deficientes prácticas ambientales y sanitarias como las culpables de la propagación del contagio. La limpieza y recuperación del sector podría extenderse hasta cinco años. El gobierno ha lanzado un plan de rescate que consiste en US$450 millones en asistencia financiera directa, junto con reglamentaciones completamente nuevas, mientras que los bancos están ofreciendo modificar los préstamos que adeuda la empobrecida industria.

Los analistas financieros pronostican la consolidación del sector entre los productores. Se anticipa que los despidos masivos asolarán las comunidades costeras del sur de Chile, donde el sector de piscicultura en el Golfo de Reloncaví y en el archipiélago de Chiloé emplea a 56,000 empleados, en su mayoría mujeres.

¿Situación que pudo evitarse?

Los críticos de la piscicultura dicen que los problemas podrían haberse evitado.

"Éste es el resultado de dos décadas de expansión sin reglamentación", indicó Juan Carlos Cárdenas, director de Ecoceanos, organización ambiental que desde hace mucho tiempo viene reclamando una limpieza completa de la industria.

Cárdenas culpó a la industria por llevar adelante "producción de alta densidad con jaulas de peces que se colocan una al lado de la otra, ignorando completamente los temas sanitarios y ambientales". Destacó que estas prácticas resultaron en el deterioro de la calidad del agua en los mares del sur de Chile.

Los ejecutivos de la industria, ambientalistas y analistas coinciden en que la importación no reglamentada de huevas de pescado de Noruega, algunas de las cuales estaban infectadas con el virus AIS...

To continue reading

FREE SIGN UP