Mano de hierro.

Author:Adese, Carlos
 
FREE EXCERPT

Como presidente del Banco Central de Brasil., desde enero de 2003, Henrique Meirelles rebate tas duras críticas contra su política de intereses, y es intransigente en el control, de la inflación como vía para garantizar el crecimiento y la estabilidad económica del país. Ingeniero de formación y con una larga carrera en el sector financiero internacional, ocupó La presidencia mundial de BankBoston Corporation y la dirección de Global Banking en FleetBoston Financial, en Estados Unidos. En La sede del Banco Central, en Brasilia, Meirelles habló con Carlos Adese, editor de la edición en portugués de LATIR TRADE, sobre intereses, inflación y tas futuras oportunidades de Brasil.

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

¿Cómo enfrenta las duras críticas del sector productivo brasileño contra una de las tasas de interés más altas del mundo?

Me parece que el sector productivo brasileño está cambiando y ya comienza, cada vez más, a dejar de ver por el espejo retrovisor para observar más a través del parabrisas. Aquellos que dejaron de mirar hacia atrás están viendo que la demanda ya es presente, que la demanda interna crece 6% anual, y que todo está saliendo bien. En vez de reclamar contra el pasado, él [empresario] debería ver hacia adelante e invertir, de lo contrario perderá mercado. Si apuesta al crecimiento económico, podrá atender mejor los intereses de su empresa en lugar de hacer lobby para que el gobierno tome decisiones artificiales y negativas.

¿La tasa de interés continuará cayendo?

No hacemos previsiones sobre las tasas de interés. Dicho esto, es importante mencionar que, según estudios realizados por el equipo técnico del Banco Central (BC), la tasa de interés que tiene efectos después del debido desfase en la actividad económica, en mayor intensidad, es la tasa de interés real del mercado. Un buen índice es la tasa de interés comercializada en el mercado futuro al término de un año. Si evaluáramos esa tasa, veremos que ya está en el nivel más bajo de la historia. La tasa a plazos mayores, inclusive, ya se encuentra en niveles menores. Ya tenemos algunos plazos en los que las tasas reales están abajo de 6%, que son niveles sin precedentes en Brasil. Todo eso con una inflación fincada en la meta. Nuestra expectativa es que, con la continuidad de la estabilización económica y de la política exitosa de control de la inflación, seguramente tendremos una trayectoria donde las primas de riesgo caerán, lo que en este caso, debería indicar que las tasas de mercado a largo plazo tendrán una trayectoria a la baja.

Muchos de sus críticos opinan que sería mejor cambiar un poco más de inflación por menos desempleo.

Es un grave error --que, afortunadamente, cada vez un menor número de...

To continue reading

FREE SIGN UP