Machito and His Afrocubans: A Bilingual Edition.

Author:D
Position:Rese
 
FREE EXCERPT

MACHITO AND HIS AFROCUBANS

A Bilingual Edition

Frank M. Figueroa

Pillar Publications-2007

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

Debíamos esta reseña desde hace algún tiempo. Como sucedió con sus biografías anteriores (las de Tito Rodríguez y Noro Morales) o sus otros libros, incluyende a "Historia de una Canción", Frank vuelve a ofrecer un valioso aporte a la historiografía de la canción popular latinoamericana, en este caso con una edición en dos idiomas, que podrán disfrutar por igual anglófilos e hispanófilos.

A diferencia de casos anteriores, la historia de Machito está muy unida a la de otra figura importante, Mario Bauzá, y el autor presenta extensos dates sobre este destacado artista también. Machito y Mario formaron una combinación que no es muy frecuente en la música: Una orquesta con dos directores, de nombre o de hecho. A los famosos Hermanos Dorsey no les funcionó, y las peleas entre Jimmy y Tommy eran frecuentes, hasta que decidieron partir por diferentes caminos.

Lo que pasa generalmente entales binomios, como sucede en este caso, es que uno de los participantes asume el papel de director general, y el otro ocupa el puesto de director musical. Lo cual es bastante frecuente en los casos en que el director general es un cantante de renombrado nombre, como sucedía, por ejemplo, con la orquesta de Vaughn Monree, entre otras.

Claro que aquí se trataba de un caso más complicado. Machito era un excelente cantante de lo popular, ambicioso, deseoso de superarse, que logicamente anhelaba tener su propia orquesta; pero eso no era fácil en el Nueva York de aquella época, por las limitaciones de público, y por la competencia con otras bandas. Era necesario un ingrediente adicional que atrajera el público.

Mario Bauzá, por su parte,era un músico extraordinario que había tocado en bandas afronorteamericanas desde su llegada a los Estados Unidos, y cuya meta era fusionar el jazz, que le atraía, con la música afrocubana, que era su base. También comprendía que contando sólo con este programa, era imposible mantener una orquesta. De manera que ambos fusionaron sus expectativas, y tuvieron el valor de ponerle a la orquesta el nombre de "Machito y sus Afrocubans", en una época en que todavía el racismo era rampante en Norteamérica, cuando las orquestas de jazz no podían tener músicos de ambas razas, barrera que ya había comenzado a romper Benny Goodman.

...

To continue reading

FREE SIGN UP