Llamadas de desarrollo: la desregulación, las privatizaciones y la demanda de teléfonos celulares dan un gran auge al sector latinoamericano de las telecomunicaciones.

Author:Thomson, Adam
Position:TT: Calls for development: deregulation, privatization and the demand for celular phones have given a big boost to the telecommunications sector of Latin America
 
FREE EXCERPT

La desregulación, las privatizaciones y la demanda de teléfonos celulares dan un gran auge al sector latinoamericano de las telecomunicaciones.

Roque Miño no puede concebir la vida sin un teléfono celular.

"No sabría qué hacer", dice el presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio Ecuatoriano-Americana en Quito. "Aquí todos los empresarios [importantes] usan teléfonos celulares".

En efecto, Miño incluso recuerda que durante una visita a Nueva York recibía llamadas de Ecuador gracias a un sistema de transferencia de su suministrador de servicio telefónico celular.

"Iba por la Quinta Avenida, frente a la Catedral de San Patricio, cuando recibí una llamada de Quito. El que llamaba creía que yo estaba en Ecuador".

Los teléfonos celulares son tan comunes en la Asamblea Nacional de Ecuador que hay una señal para indicarles a los legisladores que apaguen sus teléfonos en las sesiones.

Ecuador no es la excepción. En toda América Latina, la demanda de teléfonos celulares anda por los cielos. Se espera que la cifra total de suscriptores de teléfonos celulares llegue a 9,4 millones este año, un alza del 42% sobre el año pasado, y más del doble del nivel de 1995, según Pyramid Research, una división del Economist Intelligence Unit.

El auge lo alimenta una combinación de factores, entre ellos las demoras en la instalación de líneas telefónicas normales y su alto costo, y la practicalidad que ofrecen los celulares en situaciones de congestión del tráfico, seguridad personal, etc.

Además, es un importante símbolo de posición social.

"Las ventas en América Latina crecen a un ritmo acelerado", expresa Len DeBarros, presidente de la división latinoamericana de Motorola, destacado proveedor norteamericano de equipamiento de telefonía en el mercado latinoamericano.

LM Ericsson, el gigante sueco (y el mayor suministrador de celulares del mundo), también informa de un gran auge en la región.

Pero el sector de telefonía básica también avanza con rapidez, alentado por la desregulación en los grandes mercados como Brasil, Colombia y México, y la apertura a la competencia en mercados como Argentina y Perú en los próximos tres años.

Como resultado de nuevas inversiones, se instalarán 17 millones de líneas de telefonía normal y 16 millones de líneas celulares durante los próximos cinco años, según Pyramid Research.

Y existe el potencial de un crecimiento aún mayor: el promedio latinoamericano de líneas telefónicas por cada 100 habitantes (9 en este momento) es menos del 25% del nivel de Europa y Estados Unidos.

Brasil. Brasil, el mayor mercado de telefonía de la región por un buen margen, se considera ahora también el más prometedor.

Se espera que las inversiones directas excedan los US$100.000 millones en los próximos cinco años, según funcionarios brasileños.

Al igual que Colombia, Brasil optó por comenzar a ofrecer concesiones privadas para servicio celular antes de poner en práctica la privatización total de la telefónica estatal, "que es el equivalente de una perestroika electrónica: la apertura controlada desde la cúpula", expresa Paul Cole, director de investigaciones de International Technology Consultants, una firma estadounidense.

Una señal del fuerte interés de los inversionistas fue la licitación del mercado celular de Sao Paulo, celebrada en julio. Un consorcio formado por la norteamericana BellSouth y el grupo bancario Safra, la empresa de medios O Estado de Sao Paulo y el fabricante de equipo de telecomunicaciones Slice, los tres de Brasil, pagaron US$2.500 millones por una licencia a 15 años para ofrecer servicio celular en la principal ciudad empresarial del país.

Algunos analistas dicen que el precio fue demasiado elevado, pero los ejecutivos de BellSouth defienden su posición.

"El potencial de crecimiento de este mercado es realmente increíle", anunció Charles Miller, presidente de BellSouth International, tras la licitación. "Sao Paulo es uno de los mercados más atractivos del mundo y será el mayor mercado para BellSouth en América Latina", agregó.

En Sao Paulo hay solicitudes pendientes por 1,8 millones de líneas de telefonía básica o celular.

Un mes antes, un consorcio integrado por BellCanada y Telesystem (Canadá), los bancos brasileños Banco do Brasil y Opportunity, así como varios fondos de pensiones brasileños, fue el único licitador por el mercado de telefonía de una región en la zona centrooccidental de Brasil. El consorcio recibió el contrato con una oferta de US$320 millones.

La privatización de la telefónica estatal Telebras, la mayor de América Latina, está programada para principios del próximo año. Las 27 filiales regionales con que cuenta Telebras en estos momentos se escindirán en cuatro empresas, así como...

To continue reading

FREE SIGN UP