Llamada al siglo XXI.

Author:Epstein, Jack
Position:Privatizaci
 
FREE EXCERPT

Privatizar el anticuado sistema de telecomunicaciones de Brasil ha sido una tarea larga y difícil, pero la recompensa potencial es grande: poner en marcha una de las primeras infraestructuras de comunicación del mundo basada en la tecnología de la próxima generación.!

Telerj, la telefonica estatal de Río de Janeiro, está considerada entre las peores de las 27 compañías regionales que integran Telebrás, la estatal de Brasil. El tono de discar tarda un minuto en sonar y las líneas cruzadas y la estática son la norma de las llamadas que logran concretarse. Algunos de sus equipos son de hace 75 años. A veces, en barrios enteros se evapora el servicio, paralizando los negocios que dependen del teléfono. Incluso cuando las cosas mejoran, marchan mal. Cuando Telerj anunció en 1996 que había 55.000 líneas celulares a disposición del público, tantas personas llamaron para inscribirse que el sistema se desplomó. Hasta el presidente de Telerj tuvo problemas ese día para llamar desde su oficina.

¿Parece una pesadilla? También puede verse como una oportunidad comercial. En todo el país 13,5 millones de personas llevan tres años en lista de espera para recibir servicio, y 5 millones imploran por un teléfono celular. Las ofertas de líneas en el mercado negro llegan a US$5.000 debido a la demanda reprimida: menos de uno de cada 10 brasileños, en un país de 160 millones de habitantes, tiene teléfono. Brasil es un sueño de las telecomunicaciones que espera hacerse realidad.

Pero es posible que la espera termine pronto. En el largo camino hacia la privatización de las telecomunicaciones, el gobierno ha superado la crisis asiática, pleitos judiciales, complicaciones normativas e incluso la muerte del funcionario escogido por el presidente Fernando Henrique Cardoso para coordinar la venta de Telebrás. Las concesiones de telefonía celular de Banda B se han subastado y las 27 empresas estatales están en proceso de reagruparse en tres empresas regionales de telefonía básica, ocho compañías regionales de telefonía celular de Banda A y Embratel, la empresa nacional de larga distancia. La privatización se programó para julio. Sus partidarios dicen que se concretará y los críticos afirman que las reglas aún no son lo bastante claras para fijar una fecha realista para la licitación. En cualquier caso, el gobierno de Cardoso quiere que la privatización esté en marcha para las elecciones de octubre, tanto por el triunfo político de ese logro como por la inyección de dinero que daría la venta y que se podría invertir en populares programas sociales.

Telebrás será la mayor privatización hasta la fecha en América Latina. Se espera que el precio combinado de la venta de sus activos oscile entre US$22.000 millones y US$30.000 millones. Prácticamente todos los gigantes telefónicos del mundo se ciernen sobre la...

To continue reading

FREE SIGN UP