E-lectrificando la industria automotriz.

Author:A. Dempsey, Mary
Position:TT: E-lectrifying the autombile industry.
 
FREE EXCERPT

Viejos patriarcas de la economía entran en la nueva palestra económica.

En www.fiat.com.br, los brasileños abren una pantalla de computadora, escogen un modelo elegante con un color atractivo --tal vez un Marea Turbo en verde Amazonas-- y deciden las opciones. ¿Asientos reforzados? Clic. ¿Bolsa de aire para el pasajero? Clic. ¿Frenos ABS? Clic.

Con la magia de la PC y unos teclazos ensamblan el auto de sus sueños. Unos golpes más de tecla y tienen acceso a cálculos y opciones de financiamiento, con precios de compra y arrendamiento.

Fiat puede dar la impresión de haber encontrado un estacionamiento electrónico excepcional con su website, pero los otros fabricantes no se quedan atrás. Al comentar la inevitabilidad de las compras de autos en la Internet en América Latina, los fabricantes pronostican que, un día, se podrá comprar autos en línea sin tener que molestarse en ir a un concesionario.

En realidad, no ocurrirá pronto. Ni tampoco eliminará a los con cesionarios. Pero hay atajos digitales más importantes esperando a los fabricantes de autos y camiones, sobre todo en la actividad interempresarial. Las tribulaciones de los fabricantes de vehículos en el mundo electrónico son un presagio de cómo el frenesí de la Internet afectará a todo el sector manufacturero de la región.

"La Internet cambiará totalmente nuestra forma de trabajo", dice John Ochs, portavoz de Ford. "Con esta tecnología fabricaremos autos y los haremos llegar a los clientes más rápidamente".

Los fabricantes de autos y otros manufactureros en América Latina, que constituyen el 17% del Producto Interno Bruto de Brasil, el 19,2% en México y el 12% en Argentina, fomentan el comercio electrónico en dos niveles. En el primer nivel, las compañías usan el mundo digital para optimizar las compras y la producción. En el segundo nivel, usan la Internet para cortejar a los consumidores. Los mayores avances se han logrado, y se seguirán logrando, en el primer nivel.

La industria automotriz depende de la Web para hacer más eficientes las operaciones interempresariales. En marzo, General Motors, Ford y DaimlerChrysler anunciaron una empresa conjunta de Internet para manejar más de US$240.000 millones al año en compras de materia prima, piezas y suministros. Se espera que los socios japoneses de GM, Isuzu, Subaru y Suzuki, así como Japana, de Ford, se incorporen a la red. Cualquier suministrador calificado dispuesto a pagar una cuota de usuario también puede aprovechar el sistema.

En términos de ingresos, la iniciativa podría generar la mayor compañía de Internet del mundo.

Según el plan, los fabricantes colocan sus pedidos de piezas y otros suministros en el website. Suministradores de distintos países responden con ofertas. Y los subcontratistas de los suministradores también se aprovechan.

"Digamos que...

To continue reading

FREE SIGN UP