Instituciones débiles amenazan la democracia, pero hay luz al final del camino.

Author:Haskel, David
 
FREE EXCERPT

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

Los avances democráticos que se lograron en América Latina en la década de 1980, en momentos en que la Guerra Fría llegaba a su fin y los regímenes militares de la región cedían paso a gobiernos surgidos de elecciones libres, se encuentran ahora amenazados como consecuencia de la falta de instituciones fuertes, advierten especialistas.

"En algunos países, el poder ejecutivo atropella al Congreso y al poder judicial", dice Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, organización que tiene sede en Washington. "En países como Uruguay, Chile y Costa Rica hay un mayor equilibrio institucional. En Ecuador, Venezuela, Bolivia y Nicaragua, en cambio, el parlamento y el poder judicial son en la actualidad meros instrumentos de la autoridad ejecutiva", dijo a Latin Trade.

Juan Pablo Lohlé, ex embajador argentino ante la Organización de Estados Americanos, Brasil y España, y actual director del Centro de Estudios Políticos Estratégicos Internacionales (CEPEI), un centro de investigaciones con sede en Buenos Aires, coincide. En lugar de construir instituciones democráticas sólidas, sostiene, muchos países de la región se limitan a redirigir el poder supremo de los gobernantes autoritarios de ayer a los partidos políticos egocéntricos de hoy.

"A partir de los años 80, los partidos políticos se han ido convirtiendo de forma gradual en usinas hegemónicas", dice a Latin Trade. "Eso los lleva a pensar que tienen que controlarlo todo. El resultado es el establecimiento de gobiernos autoritarios".

Por desgracia, eso es algo muy arraigado en la región. "El caudillismo forma parte de la historia latinoamericana", sentencia Lohlé.

En su libro "El autoritarismo y la improductividad" ú extinto legislador e historiador argentino José Garda Hamilton escribió que desde un primer momento en la región existió un marcado desprecio por la ley.

En los días de la colonia, España se limitaba a mirar para otro lado y daba carta blanca a virreyes y otros enviados siempre y cuando siguieran llegando barcos repletos de riquezas procedentes de las Américas. Eso alentó el desarrollo de gobernantes interesados y codiciosos, por completo indiferentes a la legalidad, las...

To continue reading

FREE SIGN UP