La influencia de los factores macroeconomicos sobre la estrategia de diversificacion corporativa: datos empiricos de empresas de comercio publico de EE.UU. pertenecientes al periodo comprendido entre 1979 y 2006.

Author:Otero Serrano, Juan
 
FREE EXCERPT

Introducción

Los motivos desencadenantes de la fusión corporativa que tratan de explicar por qué las empresas se diversifican pueden clasificarse en dos categorías generales: estrategias sinérgicas y estrategias financieras. Las economías de escala y alcance y el poder de mercado se consideran sinérgicas. En cambio, la estabilidad de los beneficios, la mejora del rendimiento financiero y los problemas de agencia se consideran estrategias financieras.

No hay una ninguna conclusión exacta sobre por qué las empresas se diversifican, especialmente cuando no sacan ningún beneficio explícito de ello. Lo que está claro hasta cierto punto es que los cambios en el entorno económico podrían influir en la decisión de diversificación de las empresas en lugar de una estrategia interna sinérgica o financiera. En general, se espera que mientras las condiciones macroeconómicas sean estables y positivas, el constante crecimiento económico, la baja inflación, la estabilidad en los tipos de interés bajos y las políticas tributarias que favorecen el ahorro y la inversión creen un entorno en el que la competencia sea posible. Por tanto, la diversificación es una estrategia razonable que utilizan las empresas para crecer más rápido. Lógicamente, una economía saludable debería dar mayores beneficios de la diversificación.

Por otro lado, la decisión de diversificación puede ser un mecanismo de defensa contra el riesgo que suponen las fluctuaciones de distintos aspectos de la economía general, como el ciclo económico, la inflación, los tipos de interés y los tipos de cambio. Ninguno de estos factores macroeconómicos puede preverse con certeza, por eso las empresas pueden usar la diversificación como medida para reducir el riesgo asociado a la volatilidad de sus ganancias.

Para medir la influencia, si la hubiera, de los factores económicos sobre la decisión de diversificación de las empresas se emplean varios modelos multifactoriales. La variación anual del número de segmentos por empresa (Crecimiento seg.), indicador del nivel de diversificación, se calcula en base a de acuerdo con algunos índices económicos. Para el periodo período de estudio completo, de 1979 a 2006, se calculan regresiones de panel. Con el fin de comprobar si el nivel de diversificación de las empresas guarda relación con los ciclos económicos, primero se divide el período de estudio en subperíodos basados en los mercados alcista y bajista como se definen en la Teoría de Dow y en el análisis de renta variable de Standard & Poor's (Standard & Poor's Equity Research). Luego, se realizan pruebas t de Student para comprobar si las medias del número anual de segmentos por empresa son iguales y para determinar si existe diferencia estadística entre los niveles de diversificación de los mercados alcista y bajista.

Los resultados del cálculo de los modelos de regresión sugieren que las malas condiciones macroeconómicas influyen en la decisión de diversificación de las empresas. El nivel de diversificación, que se mide por la variación del número de segmentos por empresa, está relacionado de forma negativa con los indicadores de la actividad económica, como la evolución del producto interior bruto y la del comercio mayorista. La media anual de segmentos durante los periodos períodos de mercado bajista es significativamente mayor que la de los periodos períodos de mercado alcista. Este resultado también indica que las empresas tienden a diversificarse cuando las circunstancias económicas no son favorables. Una posible explicación para estos resultados es que cuando la empresa se enfrenta a riesgos económicos y financieros, la diversificación podría ser la solución para reducirlos, o bien que durante los períodos de recesión económica, las empresas tratan de explotar nuevas oportunidades de producción y se diversifican.

El resto del artículo se organiza de la siguiente manera. En la Sección 2 se trata brevemente la bibliografía relevante. En la Sección 3 se describen la selección de datos y las variables. La Sección 4 presenta la metodología. En la Sección 5 se analizan e interpretan los resultados empíricos y la Sección 6 concluye el artículo.

Revisión bibliográfica

Los ciclos económicos, en ocasiones también llamados ciclos comerciales, son las fluctuaciones de la actividad económica que se dan en cualquier economía desarrollada. En teoría, cualquier desviación en el crecimiento medio se considera un ciclo económico, ya sea el crecimiento del producto interior bruto (PIB), los ingresos familiares, o las tasas de empleo. En la práctica, los ciclos económicos se dividen en dos categorías principales: auge y recesión.

El auge se asocia a una economía fuerte, mientras que la recesión se caracteriza por un crecimiento económico inferior a la tendencia. La Oficina Nacional de Investigación Económica de EE.UU. (NBER, por sus siglas en inglés) define los ciclos económicos de manera algo diferente. En lugar de diferenciar ciclos de auge y recesión, clasifica la economía en períodos de expansión y contracción. La expansión es cuando algunos datos económicos mejoran y la contracción es un declive de esos mismos datos. Estas definiciones se centran más en el movimiento de los datos, mientras que la definición de auge y recesión solo se refiere a la posición de los datos en relación a las medias de años anteriores.

Varios factores como las características de la empresa, las de su industria, las condiciones del mercado o el entorno económico general se consideran los determinantes de las decisiones de diversificación y reorientación. Según lo anterior, en cualquier punto del tiempo, se observa la existencia de empresas que están tomando una u otra decisión. Debe haber ciertas características corporativas o industriales que inducen a las empresas a tomar una decisión determinada y pueden ser diferentes para cada conjunto de empresas. Sin embargo, de una forma u otra, las condiciones del mercado afectan a todas las empresas e industrias. Por ende, las condiciones del mercado o los factores macroeconómicos son probablemente la principal fuerza que lleva a una empresa a tomar la decisión de diversificarse. Un ambiente positivo debería llevar a las empresas a invertir mediante la diversificación para aprovecharse de una economía saludable y la contracción de las empresas debería ocurrir durante los períodos de recesión económica.

En cualquier momento, una empresa puede enfrentarse a tres estrategias de reestructuración: diversificación, reorientación o ninguna, quedarse como está. Una de las preguntas a las que este estudio trata de responder es si la decisión de diversificación de las empresas es una estrategia interna o si es una consecuencia de las fuerzas económicas externas. Ciertamente, el efecto de la diversificación en el rendimiento de una empresa es diferente según el momento en que se haga. Es probable que una de las principales causas de estos cambios...

To continue reading

FREE SIGN UP