Incertidumbre y riesgo en la evaluacion de proyectos.

Author:Carrasquilla Cadavid, Jaime
Position:ECONOM
 
FREE EXCERPT

El papel que juega la teoría, aunque constituye el elemento esencial, no puede exagerarse, pues la creencia de que dedicando el suficiente tiempo a la organización de unos datos y empleando técnicas de uso generalizado se pueda encontrar con ello la solución de una realidad compleja, resulta demasiado optimista.

En la preparación de los estudios de factibilidad, requeridos para la evaluación de los proyectos, se tiene la libertad de elegir valores y suponer condiciones, modificando unos y otras convenientemente, hasta lograr el diseño de situaciones que bien pueden considerarse ideales, pero es frecuente ver que, cuando dichas condiciones son confrontadas con la realidad, los resultados no concuerdan con los estimativos presupuestados y esto se debe, sin duda, a la influencia de múltiples factores que implican incertidumbre y riesgo.

Los procesos de evaluación, en general, se inician con la especificación de unas condiciones iniciales supuestas, basadas en la hipótesis optimista de que el comportamiento de los agentes económicos y el de las características culturales, económicas, legales y sociales serán constantes y normales en el tiempo. Sin embargo, en la vida real generalmente no es así y es por ello que en toda evaluación de un proyecto cabe la salvedad de que el resultado proyectado sólo se dará si en la práctica se replican íntegramente aquellas condiciones supuestas.

Con esto debe comprenderse que las consecuencias financieras de los proyectos dependen de muchos factores. Unos estocásticos (al azar), tales como costos, ingresos, tasas de interés, y en general, todos aquellos que impliquen conocimiento y decisión, para cuyo análisis se usan conceptos estadísticos de probabilidad y sobre los cuales normalmente se considera la frecuencia relativa con la que los sucesos ocurren en el largo plazo o la probabilidad estimada de que el evento ocurrirá, dando lugar a las actuales teorías del riesgo. Y los otros, son de origen fortuito o inesperado, como es el caso de externalidades casuales debidas a condiciones accidentales y climáticas, o las de origen entomológico, fitopatológico o genético, que aportan tanta incertidumbre y riesgo a las actividades agrarias.

Es preciso indicar, entonces, que los enunciados cuantitativos acerca del riesgo se ha dado en presentarlos como probabilidades numéricas o valores de la posibilidad de su ocurrencia, de modo que las probabilidades se expresan como fracciones decimales en el intervalo 0.0 a 1.0, o sea que un suceso o resultado que invariablemente ocurrirá tiene una probabilidad de 1.0 y conforme la probabilidad se acerque a 0.0 irá siendo menor la posibilidad de que el evento ocurra. Entonces bien, la asignación de probabilidades de ocurrencia, de unos determinados valores en los indicadores de evaluación de un proyecto de inversión, es lo que usualmente se conoce como análisis de riesgo.

Ahora bien, como las probabilidades de ocurrencia de un indicador de resultado rara vez se pueden basar en datos históricos o en hechos cumplidos, se acostumbra arbitrariamente, incorporar supuestos de normalidad y de correlación de los elementos estocásticos, para efectos de analizar el...

To continue reading

FREE SIGN UP