Bajo el reflector: impulsado por la estabilidad económica y la caída de las tasas de interés, el crédito inmobiliario sube en Brasil.

Author:Pfeifer, Margarida O.
 
FREE EXCERPT

Severino Peixoto de Melo es un caso raro en Brasil. Cuenta con nivel escolar de secundaria, es técnico de instalaciones en el área de la construcción civil y vive con su familia en una casa propia del barrio popular Taquara, en la región oeste de Rio de Janeiro. Este año, Melo consiguió un financiamiento para comprar su segundo inmueble: un departamento de tres recámaras con una superficie de 100 metros cuadrados, ubicado en el mismo vecindario, a un precio de US$77,000. El financiamiento exige una cuota fija mensual de US$625 durante 20 años.

"La mensualidad compromete 20% de mi ingreso, pero es como si pagara alquiler, sólo que estoy pagando mi propio inmueble", explica Melo, quien desde hace varios años pensaba en una segunda propiedad para los hijos, pero siempre se topaba con la dificultad del crédito. "Ahora es muy fácil, los intereses están mucho más bajos, los bancos están facilitando el crédito; creo que es la oportunidad para adquirir un préstamo".

En un país en el que el déficit habitacional es de casi ocho millones de unidades, Melo logró la proeza de adquirir la segunda vivienda gracias al buen momento que vive el crédito inmobiliario. El volumen de crédito con recursos de la cartera de ahorros --modalidad que representa casi el total del crédito para viviendas en Brasil-- prácticamente se duplicó, pasando de US$2,550 millones en 2005, a US$4,950 millones en 2006, y este año ya se habla de más de US$7,000 millones. "Sólo lo que fue destinado al crédito inmobiliario de enero a mayo de 2007 representa 70% del total del año pasado", apunta Décio Tenerello, presidente de la Asociación Brasileña de Entidades de Crédito Inmobiliario y Ahorro. "Esto es resultado de un ambiente económico extremadamente favorable, en el que tenemos reducción de costos con intereses a la baja y aumento del ingreso y del empleo", explica Tenerello.

Si se mantiene el ritmo actual, algunos analistas financieros creen que la concesión total del crédito inmobiliario en el país (para personas físicas y empresas) crecerá de US$8,000 millones en 2006, a US$20,000 millones en 2010. Al inicio de este año, la Federación Brasileña de Bancos previó que el crédito inmobiliario sería el motor de crecimiento de las carteras para las personas físicas en los próximos años. Algunos bancos, como Citibank y Banco do Brasil, que se habían alejado del segmento, volvieron a ofrecer el producto este año. Hasta GE Money, brazo de financiamiento al consumo de General Electric...

To continue reading

FREE SIGN UP