Visión de mundo: escuelas españolas abren la puerta de la diversidad cultural a alumnos de América Latina.

Author:Guilayn, Priscila
 
FREE EXCERPT

Al llegar a la ciudad española de Barcelona, el mexicano Xavier Mondragón, de 26 años, contactó a un estadounidense, y juntos alquilaron un departamento. Pasaron tres meses en España para complementar sus MBAs bajo un programa de intercambio. Xavier aprovechó el convenio que el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa, de México, mantiene con el IESE Business School, de la Universidad de Navarra, para dar seguimiento a su proceso de internacionalización. "Escogí una escuela europea para ampliar mi horizonte. El IESE es reconocido por el gran número de estudiantes extranjeros con una preparación de muy buen nivel. Eso te estimula. Es una competencia saludable", cuenta el ingeniero industrial.

Xavier, como la mayoría de los jóvenes que gastan entre US$35,000 y US$80,000 en un MBA de tiempo completo y hacen un intercambio, quiere seguir de cerca el desarrollo del mundo empresarial. "Al conocer otras culturas, el ejecutivo comprende sus costumbres y su forma de negociar. Eso lo torna más tolerante, flexible y proactivo, posibilitando una visión global que le permite darle la debida importancia a cada mercado", dice la venezolana Nancy Cueto, directora internacional de Desarrollo del Instituto de Empresa (IE) de Madrid.

El IE llega a reunir en sus aulas a personas de hasta 56 nacionalidades. La directora señala que los latinoamericanos que hacen su intercambio en Europa esperan completar su formación sacándole provecho a la diversidad cultural europea. Mientras tanto, los otros alumnos extranjeros del IE que quieren conocer la realidad latinoamericana se inclinan, en su mayoría, por la nación brasileña: "Brasil es visto como un continente. Eso abre la posibilidad de internarse en la realidad latinoamericana, perfeccionar la lengua portuguesa, disfrutar la atractiva cultura brasileña y las excelentes escuelas como la Getulio Vargas", apunta ella.

El IESE aplica el método de caso en las clases, en el que la diversidad cultural tiene un papel relevante. La base de tal sistema son las discusiones guiadas sobre un determinado problema que se presenta en una compañía. "Si los alumnos tienen un perfil homogéneo, habrá aprendizaje. Pero si hay puntos de vista distintos, de estudiantes de diferentes culturas, las discusiones serán mucho más ricas"...

To continue reading

FREE SIGN UP