Emprendimiento internacional en Latinoamerica: desafios para el desarrollo.

Author:Amor
 
FREE EXCERPT

Introducción

El avance en los procesos de internacionalización y globalización en las relaciones económicas ha sido uno de los acontecimientos más importantes de las últimas décadas; todo ello es producto de factores tecnológicos, políticas de apertura comercial y de apoyo al comercio internacional a nivel de gobiernos e instituciones, y del incremento de la competitividad global. Esto ha provocado un mayor grado de integración e interdependencia entre los países, haciendo frente todos por igual a este fenómeno que ha incrementado los negocios internacionales. Las empresas, y en particular la pequeña y mediana empresa, Pyme, han sido una de las principales protagonistas de este proceso de globalización, al tener que enfrentarse a un mayor número de competidores en un mercado mucho más amplio. El potencial exportador de la Pyme y sus ventajas para los países ha sido lo que ha despertado un interés creciente en la participación de este tipo de empresa en los procesos de internacionalización, y por ende lo que estimula su incorporación. Estudios recientes han demostrado la capacidad de las Pymes en términos de proporcionar empleo, de innovar, mejorar la distribución del ingreso, canalizar el emprendimiento y generar más competencia en una economía (Andersson y Wiktor, 2003). Es así como en muchos países se están desarrollando políticas orientadas a potenciar el aceleramiento de los procesos de internacionalización de estas empresas donde los sectores privados y público juegan un rol importante.

En la Unión Europea, hay una preocupación creciente por desarrollar políticas públicas para incentivar los procesos de internacionalización y la capacidad emprendedora. En este sentido, se plantea que la internacionalización es una manera de conseguir competitividad de gran alcance en la cadena de valor y generar una ventaja competitiva sustentable (EuroChile, 2008). Se plantea que países con mercados internos pequeños (Liechtenstein, Luxemburgo, Dinamarca y Austria) deben potenciar su internacionalización y sus Pymes se deben orientar más hacia los mercados internacionales. Por otra parte, el mismo informe señala que un estudio noruego de datos de panel concluye que más del 40% de las Pymes internacionalizadas siguen un modelo de patrón discontinuo de internacionalización; es decir empresas born globals que instalan su actividad teniendo en mente el mercado global desde etapas muy tempranas. En América Latina se observa en general una tendencia a incentivar la apertura de los mercados y potenciar la internacionalización de la Pyme. Sin embargo pocos estudios han analizado este proceso desde la mirada del emprendimiento internacional y las nuevas tendencias de internacionalización.

Uno de los aspectos que pueden considerarse como factores claves para el éxito de un negocio con perspectiva de crecimiento es el grado de internacionalización que éste posee. La metodología del Global Entrepreneurship Monitor, GEM, permite calcular una variable que representa una buena aproximación a la orientación exportadora de los emprendedores (Reynolds et al., 2005). Este indicador se mide por el porcentaje de clientes que tiene un emprendedor en el extranjero. Por ejemplo en el caso del estudio realizado en Chile, que es una de las economías con un mayor nivel de desarrollo en América Latina, la gran mayoría de los emprendedores no presentan una orientación a vender sus productos o servicios a clientes de otros países (Amorós et al., 2010). Si bien en ese mismo informe se observa que cerca del 39% comienza a tener una orientación hacia mercados extranjeros; por tanto aún falta consolidar la orientación internacional de los emprendedores. Es clave para la competitividad y desarrollo, sobre todo en mercados pequeños y restringidos, que los emprendedores tengan una orientación internacional (Acs y Amorós, 2008). En este marco, resulta de interés analizar con mayor detalle las características que tienen estas empresas que se internacionalizan tempranamente; en particular en América Latina. Por lo tanto esta investigación se focaliza en tres objetivos generales: El primero es caracterizar a las start-ups internacionalizadas. El segundo probar un modelo explicativo que integre variables relativas al entorno de la empresa y del emprendedor con la propensión a la internacionalización. Y por último, realizar un análisis comparativo exploratorio del fenómeno de las empresas born globals entre países latinoamericanos.

Fundamentos Teóricos

El área de estudio de la internacionalización de las empresas ha sido fuente de inspiración para muchos investigadores durante décadas, incrementándose con mayor fuerza en los últimos años, debido principalmente al mayor desarrollo de los negocios internacionales a nivel mundial, por el fenómeno de la globalización. Esto también ha llevado a que dos áreas de estudio, el emprendimiento y los negocios internacionales, que hasta hace poco estaban en carriles separados hayan convergido. Cuando una empresa toma la decisión de iniciarse en el proceso de internacionalización, sin duda se acometen una serie de cambios en la organización, específicamente en los aspectos internos, además de asumir nuevos desafíos. Es así como Andersson (2000) propone que la teoría de entrepreneurship puede valer también para analizar la conducta internacional de la firma. Por otra parte, un autor clásico como Schumpeter (1944) plantea que la internacionalización de las empresas es un ejemplo de cambio de estrategia que puede definirse como un acto emprendedor. Esta investigación está enmarcada en este campo naciente de estudio en el que se cruzan el emprendimiento y los negocios internacionales, lo que ha sido definido como emprendimiento internacional. Oviatt y Mc Dougall (2005) lo definen como "el descubrimiento, aplicación, evaluación y explotación de oportunidades--fuera de las fronteras nacionales--para crear futuros bienes y servicios". Por ello nuestro análisis teórico integra las teorías de internacionalización, de recursos y capacidades y de emprendimiento.

El área de investigación de los negocios internacionales ha sido estudiada desde diversas perspectivas. Las teorías de la conducta evolutiva (modelo de Uppsala, modelo de innovación y modelo de redes) si bien han sido exitosas en predecir los fenómenos de internacionalización, han tenido sus críticas. Es así como el modelo tradicional de Uppsala (Johanson y Vahlne, 1977, 1990) no considera al tomador de decisiones desde una perspectiva estratégica más consciente y deliberada, además de no explicar las razones por las que las empresas pasan de una etapa a otra y por qué algunas empresas se saltan etapas (Andersen, 1993). Por otra parte, la mayoría de las teorías apuntan al proceso que utilizan las empresas para entrar en los mercados internacionales (Räisänen, 2003), es decir el modo de entrada. El tamaño de las empresas también ha sido un factor preponderante a la hora de estudiar estos procesos que han estado orientados tradicionalmente a las grandes multinacionales que cruzan las fronteras por períodos prolongados de tiempo. Estas teorías tradicionales generalmente no han considerado el proceso de transformarse desde una pequeña o mediana empresa nacional a una empresa multinacional (Oviatt y McDougall, 1994). Sin embargo, en los últimos años se ha desarrollado una fuerte investigación en torno a nuevas tendencias de internacionalización, fenómenos que se han ido observando en el mercado global, como es el caso de las born globals--empresas que nacen para internacionalizarse--, lo que ha llevado a generar debates sobre la aplicabilidad de las teorías tradicionales de internacionalización y nuevas propuestas de modelos, además de unir ciertos campos de estudio como el emprendimiento y los negocios internacionales (Ráisánen, 2003).

La teoría de recursos y capacidades, que surge en el área de la gestión estratégica a partir de la década de los 80 (Wernerfelt, 1984; Barney, 1986, 1991) es un buen marco teórico para estudiar el comportamiento de las nuevas empresas que se internacionalizan. Esta teoría argumenta que los recursos, capacidades y competencias de la firma facilitan el desarrollo de ventajas competitivas sostenibles. La teoría basada en los recursos señala principalmente que las diferencias en la dotación de recursos organizacionales son un determinante importante de la estrategia de la empresa y de su desempeño. Estos recursos, de orden superior y difíciles de imitar, se han definido como los activos, capacidades, información, conocimiento y tecnología, controlados por la empresa, que le permiten concebir e implementar estrategias que la dotan de efectividad y eficiencia y, en el caso específico de las Pymes, de obtener ventaja competitiva en diferentes mercados (Porter, 1991; Wernerfelt, 1984). Llevando esto al...

To continue reading

FREE SIGN UP