Educación de calidad: para aumentar la productividad laboral.

Author:Haskel, David
 
FREE EXCERPT

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

Los países latinoamericanos están haciendo grandes avances para mejorar el acceso a la educación, pero los exigentes mercados laborales de la actualidad requieren no solo más, sino también--y esto es más importante--un aprendizaje de alta calidad que esté asimismo estrechamente vinculado con necesidades económicas específicas, concuerdan los expertos.

Esto adquiere aún más relevancia ahora que el ciclo de auge de años recientes dio paso al estancamiento económico en varios países de la región. En este escenario, impulsar la producción es un objetivo ineludible y solo puede alcanzarse con una fuerza laboral altamente calificada, dicen.

"El crecimiento de la productividad depende de múltiples factores como la adopción de tecnología, las inversiones y la calidad de la fuerza laboral", dijo a Latin Trade Isaac Cohen, ex director de la oficina de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe, que depende de la ONU) en Washington.

"Pero para obtener una fuerza laboral más calificada, no es suficiente ampliar el acceso a la educación: también es necesario aumentar la calidad de la enseñanza. Esto, a su vez, acrecentará la capacidad del país para recibir tecnología y atraer inversiones productivas", creando un círculo virtuoso, señaló Cohen.

Juan Pablo Lohlé, ex embajador argentino ante la Organización de Estados Americanos, Brasil y España, y actual director del CEPEI (Centro de Estudios Políticos Estratégicos Internacionales), una ONG de Buenos Aires, dice que un gran problema en varios países de la región es precisamente poner demasiado acento en el acceso y no el suficiente en la calidad de la capacitación.

"En general, el reciente crecimiento económico en la mayoría de los países del área ha creado más empleos, pero ha hecho poco por mejorar la calidad", le dijo a Latin Trade. "En las economías más grandes como Brasil, México y Argentina, hay todavía mucho trabajo informal. En Argentina, hasta 40% de los empleos no están registrados", dijo Lohlé.

La contratación informal significa menos exigencias tanto para los empleadores como para los empleados, incluyendo menores requisitos en cuanto a aprendizaje y capacitación formal. "La consecuencia es un menor grado de competitividad y...

To continue reading

FREE SIGN UP