Deporte, juego, partido.

Los niños juegan tenis en una oscura y polvorienta calle en Calama, al Norte de Chile. No muy lejos de allí se encuentra la mina de cobre a tajo abierto más grande del mundo, Chuquicamata. La mina, de cuatro kilómetros de ancho, es el hoyo más grande del mundo. Sin embargo, Calama se está convirtiendo rápidamente en un pueblo fantasma. Luego de décadas de vivir cerca de la mina, la gente se está dando cuenta de los problemas de salud asociados a los gases de las fundidoras, que son fuentes de padecimientos respiratorios. La contaminación ha obligado a las familias a reubicarse hasta a 17 kilómetros de distancia, al otro lado del desierto de Atacama. Al mudarse lejos de la mina se...

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS