DELTA PIERDE EL VUELO.

Author:Zellner, Mike
Position::TT: Delta misses the flight.
 
FREE EXCERPT

La tercera aerolínea de Estados Unidos paga el precio por llegar tarde a Latinoamérica.

LA CONFERENCIA ANUAL DE PRESIDENTES EJECUTIVOS SE HA convertido en algo más que una mera feria comercial del sector de la aviación latinoamericana: es la tribuna donde los jefes de las aerolíneas estadounidenses anuncian sus planes para América Latina. Robert L. Crandall, que estaba al frente de American Airlines, fue hace años el primero en explicar cómo su aerolínea invadiría la región. Después lo hizo Gerald Greenwald, de United Airlines, y poco después Gordon Bethune, de Continental Airlines. Cuando Leo F. Mullin, presidente de Delta Air Lines, se presentó en 1998, la mayoría de los asistentes habituales pensaban que sabían lo que iba a decir.

Mullin fue el primero en admitir que "el potencial de mercado en América Latina no es exactamente un secreto". Y reconoció las preguntas que todo el mundo tenía a flor de labios: "¿Por qué Delta cree que podemos ganar en este mercado de gran competencia?", dijo. "¿Cómo podemos triunfar frente a una aerolínea como American Airlines, que ya tiene el 50% del mercado? La respuesta está en una sola palabra: Atlanta".

Mullin ofrecía una visión nueva. Su lógica era la siguiente: más del 60% del tráfico entre América Latina y Estados Unidos pasa por Miami, pero las estadísticas muestran que alrededor del 55% de los pasajeros siguen viaje a otra ciudad.

Delta utilizaría su poderoso centro de operaciones con cómodas conexiones internacionales (seis veces más vuelos que los que ofrece American Airlines en Miami) para atraer a los pasajeros latinoamericanos que hacen escala en Miami. La compañía lanzaría una gran ofensiva en la región durante varios años. Con sus socios latinoamericanos, ofrecería 25 vuelos diarios a 20 ciudades en 17 países de la región. El mismo día del discurso de Mullin, Delta selló un acuerdo de US$50 millones para comprar una participación del 35% en Aeroperú, la primera alianza entre una aerolínea internacional y una latinoamericana en más de una década.

Difícil despegue. Un año después, los planes de Delta van en picado. Delta reduce la cantidad de aviones en sus rutas centroamericanas y su poderoso centro de operaciones de Atlanta ya no intimida a nadie. Aeroperú pasó a mejor vida. La invasión de la tercera aerolínea estadounidense en América

Latina no ha terminado, pero su difícil despegue indica cómo una estrategia mal ejecutada, en el momento equivocado, puede llevar a una aerolínea de US$14.000 millones a cometer errores graves y hasta a...

To continue reading

FREE SIGN UP