Las cosas mejoran.

Author:Ram
 
FREE EXCERPT

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

¿Cómo afectará a la región la continua debilidad de Europa, el fin gradual de la política monetaria expansiva de los Estados Unidos, la desaceleración de China, y el propio crecimiento de la demanda interna? Una mirada a lo que les espera a las economías de América Latina en 2014.

Mientras la esperanza de una recuperación económica en Latinoamérica en el 2013 se diluye a medida que el año llega a su fin, las economías de la región confían en mejores tiempos para 2014. La expansión sostenida de la clase media y las inversiones en infraestructura probablemente apoyarán una pequeña recuperación el año próximo, en tanto que las condiciones macroeconómicas seguramente ayudarán a que la región sortee las adversidades en el frente externo.

Aunque hay retos, América Latina mantiene su potencial para sostener altas tasas de crecimiento en el largo plazo. "Vemos la desaceleración actual como algo fundamentalmente cíclico, más que estructural", señala Irene Mia, directora para América Latina y el Caribe de The Economist Intelligence Unir (EIU). Esta entidad espera que el PIB regional crezca a una tasa anual del 3,7 por ciento en 2014-17 "fundamentado en políticas macroeconómicas muy sólidas, una demanda doméstica fuerte, y la progresiva recuperación de la actividad económica en los países de la OCDE", según Mía.

Aunque los expertos consultados para este artículo coinciden en que la economía regional crecerá apenas un tres por ciento este año, y en que va a tomar algo de velocidad en 2014, sus predicciones de PIB para el próximo año muestran una dispersión alta que varían entre el 3,2 por ciento y el 3,8 por ciento. El Fondo Monetario Internacional, que recientemente revisó sus previsiones a la baja, aparece en la mitad de la tabla, con el 3,4 por ciento.

De acuerdo con los analistas, las debilidades persistentes en Europa, el fin gradual de la política monetaria expansionista en los Estados Unidos y la desaceleración en China serán los principales factores que van a jugar en contra del crecimiento de América Latina en 2014, mientras que la región se beneficiará de la expansión continuada de su demanda interna.

BRASIL Y MÉXICO

Las perspectivas de corto plazo para Brasil continúan siendo opacadas por el golpe que le propinaron a la confianza inversionista las protestas de mitad del año. El control a la inflación también afectará el crecimiento.

Aún así, hay consenso entre los analistas de que luego de un modesto 2,5 por ciento este...

To continue reading

FREE SIGN UP