Competencia celular.

Author:Case, Brendan M.
Position:Iusacell, compa
 
FREE EXCERPT

Bell Atlantic, de Estados Unidos, respalda a su afiliada mexicana de telefonía celular, lusacell, justo a tiempo para la desregulación.

Iusacell fue la bebe del mercado celular de México desde el principio, la única rival de Telcel, la filial de servicios móviles de Teléfonos de México.

Pero desde que Bell Atlantic tomó el control de la administración a principios del año pasado, el bebé ha comenzado a crecer.

Y en el momento oportuno.

La nueva competencia en el mercado celular abrirá el impenetrable mercado mexicano el año próximo tras las subastas gubernamentales de licencias operativas para servicios PCS. Se espera que los precios bajen a medida que las empresas recién llegadas traten de elevar la cantidad de teléfonos celulares por habitante, actualmente de menos de dos por cada 100, la mitad del índice per cápita en Venezuela.

Un proyecto de US$200 millones para el mejoramiento de la tecnología digital y el plan de ampliar el mercado del servicio celular fijo para telefonía básica son parte de una estrategia a corto plazo de Iusacell para tratar de quitarle participación de mercado a Telcel.

A largo plazo hay una pregunta mayor: si Iusacell podrá resistir la esperada arrebatiña de la competencia cuando los ganadores de las subastas de la frecuencia inalámbrica en México desplieguen sus servicios y salten a la palestra.

Si el rendimiento de Iusacell bajo la dirección de Bell Atlantic el año pasado sirve de indicador, tiene grandes probabilidades de mantenerse en la liza al crecer el mercado.

Tras comprar una participación del 42% en Iusacell en 1993, Bell Atlantic asumió el control gerencial en un acuerdo amistoso con el fundador, Carlos Peralta, en febrero de 1997. En ese momento, el otro proveedor de servicios celulares de México andaba a la deriva. Los nuevos suscriptores de telefonía celular habían crecido un 20% en 1996, muy por debajo del 65% de Telcel. Iusacell también sufrió una mala publicidad al aparecer oscuros vínculos financieros entre Iusacell y el encarcelado Raúl Salinas, el hermano del ex presidente Carlos Salinas.

Entonces llegó Bell Atlantic: redujo el personal en una quinta parte y se mejoraron las comisiones por ventas para premiar el rendimiento. Las filiales en Chile y Ecuador se escindieron para que los ejecutivos pudieran concentrarse en el mercado mexicano, de mayor tamaño. Especialistas en mercadeo rediseñaron el logo, mientras que servicios auxiliares como transmisión de datos y localización electrónica se...

To continue reading

FREE SIGN UP