Combate aereo: las aerolineas latinoamericanas trazan estrategias contra sus subsidiados rivales en EU.

Author:Dempsey, Mary A.
Position:Aviacion
 
FREE EXCERPT

Hace tiempo que las aerolíneas latinoamericanas se quejan de la competencia estadounidense. Desde los ataques terroristas en Estados Unidos, y el rescate de US$15,000 millones con que Washington sacó a las aerolíneas del hueco, esa competencia es implacable.

Los ataques asestaron un golpe demoledor a las aerolíneas, intensificado por los pasajeros temerosos que cancelaron sus viajes. El turismo, importante fuente de ingresos de México, Centroamérica y el Caribe, bajó notablemente en los últimos meses de 2001. Las aerolíneas latinoamericanas informaron que el volumen de pasajeros descendió entre el 25% y el 30% en el mismo período.

Juan Emilio Posada, presidente de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo Latinoamericano (AITAL) y presidente ejecutivo de la aerolínea colombiana Aces, dijo que las líneas aéreas de la región están en terapia intensiva.

"Nuestros competidores más fuertes reciben subsidios", dice Posada. "Esta es la peor crisis de la historia del sector de las aerolíneas, y las latinoamericanas no son ajenas a este fenómeno".

Un mes después de los ataques contra el World Trade Center y el Pentágono, los presidentes ejecutivos de 11 aerolíneas latinoamericanas sostuvieron una reunión de emergencia en un hotel de Miami para hablar sobre la caída del volumen de pasajeros y el aumento del costo.

Para algunos, las primas de los seguros por responsabilidad civil y contra acciones de guerra se dispararon de la noche a la mañana. El costo del aumento de la seguridad en los aeropuertos también se pasó a las aerolíneas, y algunas lo pasaron a su vez a los pasajeros, al aumentar los pasajes. Las medidas de seguridad de los aviones, como las modificaciones en la puerta de la cabina, fueron otro gasto inesperado para las aerolíneas.

Tras la reunión en Miami, los ejecutivos latinoamericanos hicieron un llamado urgente a los presidentes reunidos en la cumbre de Perú, a fines de noviembre, y también presionaron a los ministros de Transporte que se reunieron en diciembre en Bogotá, para que las aerolíneas no pierdan posición de mercado frente a compañías más vigorosas.

"Hace siete años, Varig tenía el 60% del mercado brasileño. Hoy tiene un 30%. Con la ayuda que han recibido las aerolíneas norteamericanas, tenemos una desventaja aún mayor", dice Ozires Silva, presidente ejecutivo de la línea brasileña Varig. "No nos oponemos a esa ayuda, ¿pero cómo afecta a la competencia?"

El Banco Interamericano de Desarrollo reconoció la gravedad de la...

To continue reading

FREE SIGN UP