Cimientos de confianza.

Author:Case, Brendan M.
Position::Bufete Industrial, empresa mexicana de construcci
 
FREE EXCERPT

Después de un decepcionante 1997, ¿se recuperará Bufete Industrial?

En los ultimos tiempos, ser accionista de Bufete Industrial no ha sido fácil.

La empresa mexicana de construcción e ingeniería perdió tres licitaciones en 1997 después que la gerencia casi prometió que ganaría por lo menos una. Su lista de proyectos creció, pero no ofreció mucho flujo de caja para pagar las deudas. Y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) siguió retrasando el pago de una cuenta de US$65 millones de hace tres años, un nuevo golpe para la firma.

Este año podría ser distinto. Nuevas licitaciones ofrecerán oportunidades de obtener grandes contratos, la recuperación de la construcción en México podría aumentar los ingresos del 20% al 30% por encima de los US$495 millones del año pasado, y la CFE quizá pague al fin.

Con varias buenas noticias que anunciar, los mercados podrían incluso aprovechar la fortaleza de la estrategia fundamental de Bufete: desde 1994, la empresa se ha diversificado en México y se ha ampliado fuera del país, sentando las bases de un balance general sólido.

Pero esos son solamente los preparativos. Por ahora, Bufete necesita reducir su deuda de US$280 millones, porque el pago de los intereses prácticamente elimina las ganancias operativas. "La cuenta de resultados es un problema decisivo, al igual que la frustración de los inversionistas con la cuestión del pago de CFE", dice Gordon Lee, analista de Deutsche Morgan Grenfell en México DF.

Bufete también podría recuperar la confianza del mercado demostrando que aún puede ganar grandes licitaciones. Gran parte del descontento del año pasado con Bufete se debió a que no obtuvo ninguno de los contratos de Pemex, de casi US$1.000 millones cada uno.

Lo peor de todo: Bufete y varios socios japoneses perdieron el contrato para renovar la refinería Cadereyta, de Pemex, cerca de Monterrey, a manos de una nueva alianza de Tribasa (México), Sunkyong Engineering (Corea del Sur) y Siemens (Alemania), aunque la principal obra de ingeniería del proyecto es la especialidad de Bufete.

Curiosamente, la oferta de Bufete fue casi el doble de la del ganador. No está claro qué sucedió, pero el desastre le hizo perder credibilidad a Bufete.

La fortaleza financiera se hizo crucial en la industria mexicana de la construcción a raíz de la crisis de 1995, cuando Pemex y CFE iniciaron proyectos financiados por los contratistas y sus socios extranjeros con mejor acceso al financiamiento foráneo. Ese cambio no...

To continue reading

FREE SIGN UP