A la carga: los centros de carga del Caribe se expanden rapidamente, pero no hay suficientes contenedores.

Autor:Zellner, Mike
Cargo:Rutas De Comercio
 
EXTRACTO GRATUITO

Hace unos cinco años, Hutchinson Port Holdings comenzó a acondicionar el puerto de Freeport, Bahamas, para manejar carga. La compañía de Hong Kong apostó millones a que el tradicional puerto de cruceros, prácticamente sin carga nacional, se convertiría en un gran centro de distribución de mercancía. "Corríamos un gran riesgo en Freeport", dice Michael Sandpearl, gerente general del Puerto de Contenedores de Freeport.

Freeport ahora está entre los cinco primeros puertos latinoamericanos de contenedores. Pero un aumento de puertos rivales en el Caribe podría echarle el negocio a pique. Por lo menos seis grandes centros compiten por un volumen de carga que da, si acaso, para tres operaciones. "Hay demasiados competidores", señala Sandpearl.

Puerto Rico ha anunciado un plan de construir un enorme complejo portuario de US$1,000 millones que se extendería desde Ponce hasta Guayanilla. Puerto Cabello, en Venezuela, busca inversionistas para una obra de US$320 millones que duplicaría el tamaño del puerto en tres años. CSX World Terminals y sus socios dominicanos invierten US$200 millones en la construcción de un puerto en Caucedo, cerca de Santo Domingo, que se terminaría en el segundo trimestre de 2003. En Jamaica, la dirección portuaria de Kingston ha gastado más de US$100 millones para aumentar la capacidad en un tercio.

Si se culminan todos estos proyectos, la Cuenca del Caribe tendrá media docena de puertos con una capacidad total superior a los 6 millones de contenedores de 20 pies al año. El tráfico total de contenedores en América Latina fue de 9 millones en 2001. Según la compañía de investigaciones DRI-WEFA, el tráfico de contenedores en la región crecerá el 7%, a casi 9.7 millones, en 2002. Eso no basta para llevar carga a todos esos puertos.

Por ahora, los operadores de terminales independientes están ganando la batalla por los contenedores. Por ejemplo, La Terminal Internacional de Manzanillo ha convertido el puerto panameño de Colón en la mayor terminal de contenedores de América Latina. La compañía que administra la terminal, Stevedoring Services of America, y sus socios panameños planean inyectar US$30 millones más. El vicepresidente de mercadeo de Manzanillo, Carlos Urriola, dice que la compañía no pierde de vista las condiciones del mercado. "Es fácil gastar dinero en la construcción de instalaciones, pero el reto está en conseguir precios [por los servicios] que tengan sentido económico", agrega.

Competencia reñida. A Curtis...

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS