¿Está Chile a punto de perder su brillo? Una reforma fiscal profunda y una postura ambiental de corte duro podrían afectar negativamente las condiciones de negocios en el país.

Author:Long, Gideon
 
FREE EXCERPT

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

Durante años, Chile ha sido considerado como el país más seguro de América del Sur en materia de inversión, pero el inminente regreso a la presidencia de Michelle Bachelet tiene preocupados a algunos en la comunidad de negocios.

La socialista Bachelet asumió el 11 de marzo, cuatro años después de que dejara el cargo, y su segundo gobierno promete ser más radical que el primero. Se ha comprometido a aumentar los impuestos a las empresas, a darles más poder a los sindicatos y a otorgarle al Estado un papel nuevo en el sistema privado de pensiones chileno.

El gobierno de centroderecha del saliente empresario y multimillonario Sebastián Piñera dice que sus propuestas son una amenaza para la salud económica de Chile, justo en un momento en que el crecimiento se está enfriando.

En el centro del programa de Bachelet está la promesa de aumentar la recaudación tributaria anual en US$8.200 millones, lo que equivale a tres por ciento del producto interno bruto (PIB). La presidenta quiere gastar la mayor parte de ese dinero en una reforma educativa. Pretende aumentar gradualmente la tasa base del impuesto a las empresas de 20 por ciento a 25 por ciento durante su mandato de cuatro años. Las opiniones sobre el impacto de este plan están divididas. Unos dicen que llevaría la tasa de impuestos ocho puntos porcentuales por encima del que existía en 2010, lo que sería un gran aumento en menos de una década. Otros que, incluso en 25 por ciento, la tasa de impuestos de Chile seguiría siendo más baja que la de casi todos los países de la región. En Brasil, Argentina, Perú y México, las empresas pagan entre 30 y 35 por ciento, y de acuerdo con asesores de KPMG, el promedio latinoamericano está en 27,6 por ciento.

"Bachelet tiene previsto poner la tasa de impuestos como porcentaje del PIB en un rango más cercano al que se esperaría para un país de este nivel de desarrollo", dice Kirsten Sehnbruch, profesor de política pública en la Universidad de Chile. "No es una iniciativa importante y revolucionaria en materia impuestos. Se trata simplemente de un paso en la dirección correcta".

Otros están más alarmados por la propuesta de desmontar el Fondo de Utilidades Tributarias, o FUT, un mecanismo creado por el gobierno militar en 1984 para fomentar la inversión. El FUT les permite a las empresas aplazar indefinidamente el pago de impuestos sobre sus ganancias reinvertidas. Sólo se pagan en el momento en que se retiren o repatríen sus ganancias...

To continue reading

FREE SIGN UP