Amanecer entre viñedos: las bodegas argentinas buscan atraer a turistas extranjeros acercándolos a la vitivinicultura.

Author:Tom
 
FREE EXCERPT

Para algunos turistas y amantes del buen vino que viajan a Argentina ya no es suficiente visitar las bodegas y degustar los mejores vinos. Ahora quieren alojarse en exclusivas posadas y amanecer entre los viñedos.

Las 117 cavas del país que están abiertas al turismo recibieron, en 2006, un millón de visitantes ávidos por conocer los secretos de la elaboración de los famosos vinos argentinos, según cálculos de Bodegas de Argentina, una cámara empresarial que reúne a las principales bodegas de toda la nación. Estadísticas oficiales apuntan que 44% de esos turistas no tenían conocimiento del proceso de elaboración de la bebida.

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

Tales cifras muestran que el turismo enológico está creciendo en Argentina y cada vez son más las cavas que, además de recorridos de observación y degustación, ofrecen a los visitantes la posibilidad de dormir a pocos metros de donde se cosechan las uvas y se producen los vinos.

Estas posadas se ubican, principalmente, en bodegas de Mendoza, la provincia argentina que es sinónimo de vino de excelencia mundial, pero también en otras provincias del país como La Bioja y Salta.

Las posibilidades son diversas. Existen establecimientos que ofrecen numerosas habitaciones, y otros que brindan la exclusividad de sólo dos o tres cuartos. Además de conocer el funcionamiento de la cava y dejarse llevar por los sabores de vinos tintos y blancos, los huéspedes también pueden relajarse al borde de la piscina, visitar espacios de arte, jugar golf o comer en restaurantes de gran nivel, que también están en la bodega.

En Mendoza, la Bodega Vistalba, ubicada en la ciudad de Luján de Cuyo, tiene una posada con dos exclusivas habitaciones de 70 metros cuadrados cada una, enclavadas en medio de los extensos viñedos que producen uvas de las variedades Malbec, Merlot y Cabertet Sauvignon, y con vista a la majestuosa cordillera de los Andes.

"Esto es muy normal en Europa, donde hay un turismo que busca alojarse en la cava porque de ese modo puede conocer un poco más la vida diaria de la zona", dice Carlos Pulenta, dueño de la Bodega Vistalba, que exporta casi 90% de su producción, principalmente a Estados Unidos, Brasil, Bélgica y Holanda. De este modo, el visitante puede conocer de manera integral todo el proceso vitivinícola, acompañar al enólogo de la casa y degustar los vinos en las mismas barricas de roble donde se dejan envejecer.

[FIGURA OMITIR]

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

Pulenta señala que este...

To continue reading

FREE SIGN UP