¡Bienvenidos!(turismo, Panamá) (TT: Wellcome!) (TA: tourism, Panama)

Author:Bounds, Andrew
 
FREE EXCERPT

Panamá quiere convertirse en la meca del turismo en Centroamérica. Ahora hace falta que lleguen los turistas.

Es una lección clásica de oferta y demanda. En todo Panamá se levantan hoteles. Los inversionistas responden a la petición del gobierno de convertir el país en la meca del turismo en Centroamérica.

Pero los turistas no llegan, y los precios y el índice de ocupación hotelera están por el suelo. Varios hoteles de cinco estrellas en la capital han tenido que reducir a la mitad el precio de las habitaciones, de las que menos del 40% están ocupadas. TURISMO "Llevamos meses en una guerra de precios", dice un gerente en una cadena internacional. "Es muy difícil ganar dinero".

El gobierno considera el turismo la mayor arma para combatir la pérdida de ingresos (que se calcula entre US$177 y US$350 millones al año) causada por la retirada de Estados Unidos a fines de 1999. En la Zona del Canal, antigua sede del Comando Sur de EU, el gobierno panameño alienta las grandes inversiones en turismo con exenciones fiscales por 20 años y hasta subsidios salariales. "El sector es uno de los pilares de nuestro plan económico", dice Ricardo Quijano, viceministro de Economía.

El año pasado fue decente para el turismo en Panamá. La cantidad de visitantes aumentó el 5%, a 555.026, y los ingresos el 9%, a US$538 millones, según el Instituto Panameño de Turismo (IPAT). Pero entre marzo de 1999 y marzo del 2000, el índice de ocupación hotelera bajó más de 10%, a poco más del 41%, mientras se añadían 600 camas. Y eso es sólo el principio: el año pasado, en el programa de incentivos, se aprobaron US$235 millones en inversiones en 21 centros turísticos y proyectos hoteleros, con más de 1.500 habitaciones.

Este año han abierto sus puertas dos gigantes: el Gran Hotel Las Américas, una conversión a un costo de US$20 millones de la Escuela de las Américas en un centro de 200 habitaciones administrado por la española Sol Meliá, y el Gamboa Rainforest Resort, un complejo de US$25 millones con 108 habitaciones, en el límite de una zona natural protegida junto al río Chagres.

Miguel Cortés, director de la Cámara Panameña de Turismo, dice que el auge de la construcción hotelera amenaza a los negocios establecidos. "Muchos hoteles sólo cubren costos", dice. "El problema es que los que construyen los nuevos son constructores, no hoteleros. Se los entregan a cadenas internacionales y no les preocupan las consecuencias". Si en los hoteles establecidos hay que despedir...

To continue reading

FREE SIGN UP