Barranquijazz 2008.

Author:Gonz
Position:Festival de jazz
 
FREE EXCERPT

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

Llegar a Barranquilla es siempre un festín para los sentidos. A través del sentido visual acumulamos del crecimiento de su infraestructura, lo cual denota inmediatamente un auge económico. El sentido del paladar, por otra parte, se prepara para disfrutar una variedad de platos típicos e internacionales que forman una amalgama gastronómica para el gusto más exigente.

Desde los primeros momentos, la piel se humedece allí con el calor diurno que nos recuerda que estamos en el Caribe. Calor climático que se traduce en "calor" humano con la actitud hospitalaria de dos millones de barranquilleros que abren sus puertas y corazones a los visitantes y empresarios que cada año buscan aventuras y negocios en esta ciudad al norte de Colombia.

Septiembre parece ser el mes más adecuado para consentir y complacer al sentido auditivo. Septiembre es el mes del Barranquijazz, el festival de jazz de mayor proyección internacional entre los seis festivales del género que celebra Colombia en el noveno mes del calendario.

Este año se celebró la duodécima edición del Barranquijazz, del 10 al 14 de septiembre. Al igual que en sus más recientes propuestas anteriores, el festival ofreció una diversidad de estilos, timbres y tendencias dentro del contexto del jazz universal.

En las primeras dos veladas, el Teatro Amira de la Rosa se llenó de entusiastas que aparentamente disfrutaron al escuchar la música de Cucurucho Atlantic Jazz (entidad barranquillero que resultó ser ganadora del noveno concurso de grupos locales de jazz), al igual que el sonido amplio y casi perfecto de la Cubop City Big Band, una agrupación holandesa que sirvió un plato fuerte de mambos, chachachás y sones con aroma jazzístico enriquecido con los arreglos del reconocido pianista colombiano Edy Martínez.

El grupo angelino del percusionista Bobby Matos representó a la costa oeste de los Estados Unidos. La costa este fue representada con el trabajo del cuarteto neoyorquino del legendario bajista Ron Carter, quien brindó una lección magistral de jazz.

En el Salón Jumbo del Country Club de Barranquilla, los cubanos pusieron a bailar al público con el colectivo denominado Buena Vista Social Club, bajo la dirección de Jesús "Aguaje" Ramos y con la participación, entre otros, del Guajiro Mirabal, Barbarito Torres, Cachaito López, Manuel Galbán y el excelente vocalista Carlos Calunga.

La sazonada cantante Elza...

To continue reading

FREE SIGN UP