Nada como lo natural: una ley brasileña podría acabar con la producción de la soya natural que aún se cultiva en el mundo.

Author:Kepp, Michael
 
FREE EXCERPT

Brasil es uno de los exportadores de soya natural más grandes del mundo, y prácticamente su único productor en el planeta. Pero eso podría cambiar pronto.

En octubre, el gobierno brasileño le pidió al Congreso legalizar los cultivos genéticamente modificadas (GM). Debido a que son más resistentes a las plagas y realezas, las semillas GM producen mejores rendimientos por cosecha que las naturales.

Brasil produce 52.5 millones de toneladas de granos de soya al año, de las cuales exporta el 40%--un tercio de toda la soya exportada en el mundo. Por su parte, EE.UU., Argentina y Paraguay producen el 65% de las exportaciones mundiales de soya, y casi toda es GM.

En Europa especialmente, donde se consume el 60% de la soya brasileña, los consumidores tienden a preferir la soya sin alteraciones.

Los expertos de la industria en Brasil dicen que la ley de oferta y demanda generará un aumento en los precios de la soya natural. "Incluso si algunos agricultores hacen el cambio a la soya GM, muchos seguirán cultivando la semilla natural porque se darán cuenta que los precios de exportación aumentarían en caso que el producto natural empezara a escasear", dice Juan Diego Ferres, director industrial de Granol, el sexto productor de soya de Brasil. Los analistas dicen que debido a que Brasil es el único productor de soya natural, tiene un mercado exportador prácticamente exclusivo.

Los agricultores del estado brasileño Rio Grande do Sul, el único gran productor de soya GM, no se preocupan demasiado de las dificultades y riesgos que implica separar la producción de soya GM de la natural. (La mezcla accidental de ambos granos puede hacer que la versión modificada dañe el producto natural.) El estado tiene implementado un sistema capaz de mantener su producto aislado de otras cosechas. En Rio Grande do Sul, entre un 50% y 80% de los cultivos de soya son alterados. En el resto de Brasil, un 90% de la cosecha de soya es natural.

"Puesto que sólo el estado de Rio Grande do Sul produce importantes cantidades de soya, ya existe allí una separación geográfica entre la soya GM y la natural", dice Amaryllis Romano, analista de Tendências Consultoria Integrada en Sao Paulo. "Incluso en ese estado, donde la producción ilegal de soya GM ha sido tolerada desde hace algún tiempo, se han creado flotas separadas de camiones y trenes, bodegas de almacenamiento y terminales portuarias para las exportaciones de ambos tipos de soya".

Día verde. Según grupos ambientalistas, los...

To continue reading

FREE SIGN UP