Aprendizaje basado en proyectos: una experiencia en aula, Tec de Monterrey, Campus León.

Author:Mart
Position::EDUCACI
 
FREE EXCERPT

... el problema de aprender un conocimiento no se limita a sus contenidos organizados, o sea a una lógica para poder formular enunciados, sino que también implica saber construir la relación con la realidad ... Hugo Zemelman, 1998.

Introducción

En la actualidad la humanidad genera una situación cultural compleja, vivida a través de manifestaciones múltiples. Entre éstas se reconocen los procesos polifacéticos de la globalización y de la revolución tecno-electrónica. Ambos reconfiguran muchos aspectos de la vida del hombre. La apertura de las fronteras económicas y la facilidad para acceder a la información, entre otros factores, plantean nuevos desafíos a los seres humanos. Ante ellos el deber ser de las universidades tiene que responder con la consecución de innovaciones educativas que doten a las actuales generaciones con nuevas habilidades.

En este contexto mundial, organismos como Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) se dan a la tarea de elaborar documentos que dan prioridad a ciertos aspectos en el hábito académico. Así, en Educación y conocimiento: eje de la transformación productiva con equidad, se señala que: "La difusión de valores, la dimensión ética y los comportamientos propios de la moderna ciudadanía, así como la generación de capacidades y destrezas, indispensables para la competitividad internacional (crecientemente basada en el progreso técnico), reciben una aportación decisiva de la educación y de la producción del conocimiento en una sociedad". (1998:29)

De aquí que los centros educativos y los demás sujetos implicados (los estudiantes y los docentes, entre otros y en especial) jueguen un papel preponderante en el desarrollo de cada una de las regiones y, consecuentemente, de nuestros países a través de los alumnos formados de manera integral y con niveles de excelencia profesional.

Para cumplir con tales expectativas en la educación juega un rol sustancial la perspectiva desde la que se llevan a cabo los procesos de enseñanza y de aprendizaje. Lo que conlleva un sustento teórico que permita definir el concepto "educación", del que dimana una postura clara sobre qué se entiende por "calidad educativa".

Ahora bien, en el proceso de enseñanza las teorías actúan más como referentes que guían, pero no determinan la acción. Ésta obedece al contexto y al presente lo que induce al profesor a toma de decisiones que solucionen el momento del proceso dentro del aula. No obstante, en la implementación y en la reflexión de la práctica docente es necesario contar con determinados referentes que guíen, fundamenten y justifiquen el quehacer académico como profesionistas de la educación. (Solé, I. y Coll, C., 2000: 9). (1) En consecuencia, la educación es un punto de crucial importancia en la obtención de la competitividad por parte de los países.

Acordes con esta postura asumimos que el aprendizaje de los alumnos se lleva a cabo a partir de un eje conductor que articula los procesos de enseñar y de aprender. Ese eje conductor es una concepción de la educación con un carácter social y socializador que influye de manera decisiva en el desarrollo personal, tanto del educando como del educador.

Entonces, tenemos que la educación es un proceso dialéctico entre la práctica y la teoría que genera en el educando la aprehensión significativa de un conocimiento que él construye haciendo del conocimiento un saber propio, y en el educador permite una lectura integrada de diversas aportaciones con las que se transforma en un sujeto activo al ser capaz de generar nuevas hipótesis, supuestos y principios. (Solé, I. Coll, C. Idem: 19 y ss.)

Desde tal perspectiva el problema que se nos presenta como académicas es cómo generar espacios educativos que cumplan con la función de ampliar, activar y consolidar las potencialidades del pensamiento con base a las condiciones psicogenéticas de los estudiantes, así como el contexto cultural, social y económico en que se desenvuelven. No sin antes definir para nosotras mismas que la "calidad educativa" se sustenta en una concepción constructivista donde educarse implica un desarrollo global del sujeto, mediante la búsqueda y logro tanto en el ámbito cognitivo, así como en la posesión de las capacidades de equilibrio personal, de relaciones interpersonales y de inserción social. El logro de una construcción personal de conocimientos ya elaborados, pasa a formar parte del educan do como conocimiento significativo, dicho de otra manera como un saber interiorizado por el sujeto que aprende.

Objetivo del artículo

En este trabajo se presenta la experiencia de la aplicación de la técnica, Aprendizaje Basado en Proyectos (POL, según sus siglas en inglés), en la materia de Econometría Financiera, que se imparte a nivel licenciatura en la carrera de administración financiera. A través de estas páginas haremos un análisis de la metodología utilizada, sustentado en la teoría educativa del constructivismo sociocultural.

El estudio de caso, constituido por esta experiencia en el aula, permitirá evidenciar las ventajas y desventajas del POL, lo que da lugar a pensar en una serie de recomendaciones sobre la aplicación del POL que se derivan a la luz de dicha experiencia. (2)

Sujetos implicados

Los planteamientos anteriores hacen necesario que pensemos en los sujetos que intervienen en el proceso educativo. Cabe señalar que los consideramos así porque cada uno, así como el conjunto de todos, cumplen acciones sustantivas en la cotidianidad del aula.

Si bien para nuestro caso los sujetos inmediatos son los alumnos, el currículum de la asignatura y nosotras mismas, como profesionistas de la educación, no podemos ignorar la importancia del contexto institucional.

Comencemos por lo general, la institución. El Campus León es parte del sistema ITESM. En la actualidad, como Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, se vive un proceso de innovaciones educativas promovidas desde el documento Misión 2005. Mismo que plantea la necesidad de contemplar el deber ser de la educación como un proceso complejo, que permita al sujeto que aprende a adquirir una serie de habilidades, actitudes y valores. Ese documento marca un hito en la concepción misma del Sistema, dejando atrás la idea de formar sólo profesionistas con nivel de excelencia. La complejidad de la vida actual y la incorporación de los egresados del Tec en el desempeño en distintas actividades, como por ejemplo en la política, despertó la preocupación de una formación integral como ser humano, más que como un brillante especialista en un área. Para lograr las metas propuestas para el 2005, en el curso de 10 años se planeó llevar a cabo una reestructuración de programas académicos, sin cambiar los contenidos...

To continue reading

REQUEST YOUR FREE TRIAL